Temores remecen mercados argentinos

Tras el cierre de los mercados, el Presidente Fernando de la Rúa desmintió versiones de renuncia del ministro de Economía Domingo Cavallo y dijo que tiene todo su "respaldo".

29 de Junio de 2001 | 21:37 | AP
BUENOS AIRES.- El ruido político, la ansiada reactivación económica que no llega y los temores por el incumplimiento de las metas de déficit fiscal, intranquilizaron el viernes a los mercados y golpearon a la Argentina con una nueva caída de la Bolsa y el incremento del riesgo país.

La bolsa de Comercio cerró con una baja del 1,80%, la cuarta consecutiva, acumulando un retroceso del 3,48% en todo junio. El riesgo país, que mide la sobretasa que pagan los bonos argentinos al compararlos con otros similares de Estados Unidos, ascendió hasta las 1.050 unidades, 41 puntos más que la jornada anterior.

El jueves, ese indicador llegó a los 1.009 puntos básicos. Los analistas consideran que un nivel ideal estaría entre los 700 y 800 puntos.

Tras el cierre de los mercados, el Presidente Fernando de la Rúa desmintió versiones de renuncia del ministro de Economía Domingo Cavallo y dijo que tiene todo su ''respaldo''.

''Desmiento todo rumor. Acá hay una gran conjunción y unidad en el gobierno. El ministro de Economía tiene todo mi respaldo para llevar adelante su gestión'', expresó.

La intranquilidad de los mercados continúa, a pesar de un reciente paquete de medidas económicas anunciadas hace 15 días para alentar el consumo y las exportaciones, y de un ''megacanje'' de la deuda pública, que intentó despejar los temores de una cesación de pagos.

El gobierno, a través del secretario de Finanzas Daniel Marx, reconoció la desconfianza de los mercados y dijo que ''están pidiendo una muestra de que todos estamos en el mismo bote''.

Marx admitió que el gobierno debe ''mejorar la eficiencia de la administración pública'', pero criticó a los gobernadores de la oposición peronista por generar incertidumbre con sus críticas y amenazas a la administración nacional.

Es que el miércoles, los mandatarios de las 14 provincias peronistas (de un total de 24 distritos) consideraron agotado el diálogo con el gobierno nacional, que les adeuda varios millones de dólares en concepto de la coparticipación de impuestos federales.

A las críticas de los gobernadores, se sumaron los legisladores peronistas, que amenazaron con boicotear iniciativas oficiales en el Congreso si el gobierno no gira los fondos adeudados a las provincias.

Los analistas consideran que este ruido político ha molestado a los mercados internacionales, que temen un posible debilitamiento del gobierno nacional ante las demandas de la oposición.

Guillermo Calvo, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, dijo que la ''preocupación es por la falta de ajuste en la Argentina'', aunque ''la fricción con las provincias contribuye''.

La economía argentina entrará en julio a su cuarto año de recesión y ya acumula una caída del Producto Bruto Interno (PBI) del 6,2%.

Cavallo ha prometido que la economía crecerá en los últimos meses del año a un ritmo del 5%, pero los incentivos al consumo parecen hasta ahora insuficientes para frenar 12 trimestres consecutivos de caída de la actividad.

Además de la falta de crecimiento, el déficit fiscal es una de las principales preocupaciones.

De acuerdo con las metas pactadas con el Fondo Monetario Internacional, el ''rojo'' no deberá superar los 6.500 millones de dólares al finalizar el año. Pero los últimos números no son demasiado alentadores, y los analistas reclaman un mayor ajuste fiscal para compensar la persistente caída de los ingresos públicos.

''Los inversores no ven que la reactivación pueda alanzar el nivel necesario para resolver los pagos futuros'', expresó el economista Claudio Lozano, alineado con la izquierdista Central de los Trabajadores Argentinos (CTA). ''Ven que no hay garantía de que el crecimiento económico del país cubra sus necesidades financieras''.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores