Déficit comercial EE.UU. aumenta, consumo se mantiene

El crecimiento del segundo trimestre había sido originalmente establecido en una tasa anual de aproximadamente 0,7%, muchos analistas ahora creen que podría ser cero o posiblemente negativo cuando se divulgue la cifra revisada del PIB el 29 de agosto.

17 de Agosto de 2001 | 15:39 | Reuters
WASHINGTON.- La demanda más débil en el exterior de los bienes estadounidenses provocó un mayor déficit en la balanza comercial del país en junio, indicó el viernes el gobierno en un informe que subraya la debilidad de la economía en el segundo trimestre.

El departamento de Comercio indicó que el déficit de Estados Unidos en el comercio de bienes y servicios aumentó a 29.410 millones de dólares en junio frente a una cifra revisada de 28.470 millones en mayo.

Las exportaciones e importaciones cayeron ambas a niveles no vistos desde comienzos de 2000, lo que revela la debilidad a nivel interno y en el exterior.

"La debilidad en muchas economías extranjeras provocó una reducción en la demanda en todo el mundo de las exportaciones estadounidenses", dijo Kathleen Cooper, subsecretaria de Comercio para Asuntos Económicos.

Los datos comerciales son una parte importante de la ecuación para calcular el crecimiento económico.

Aunque el crecimiento del segundo trimestre había sido originalmente establecido en una tasa anual de aproximadamente 0,7%, muchos analistas ahora creen que podría ser cero o posiblemente negativo cuando se divulgue la cifra revisada del PIB el 29 de agosto.

Aunque la brecha en la balanza comercial estuvo casi en línea con las predicciones de analistas, y las proyecciones iniciales del departamento de Comercio, las revisiones de otros informes están arrastrando a la baja en general el crecimiento para el segundo trimestre de 2001.

Cuanto tiempo se extenderá esto es aún incierto.

David Orr, principal economista de First Union Capital Markets en Charlotte, Carolina del Norte, dijo que las probabilidades de que la economía se haya contraído en el período entre abril y junio son "50-50".

Aunque muchos analistas piensan que es probable que en el segundo trimestre la economía llegó a niveles muy bajos, si se concreta un declive real en la producción sería la primera contracción desde el primer trimestre de 1993.

Esta situación pondría a la economía más cerca de la definición común de recesión, dos trimestres consecutivos de contracción.

Los mercados reaccionaron muy negativamente a los nuevos datos económicos. A las 1920 GMT, el promedio industrial Dow Jones de la Bolsa de Nueva York operaba con baja de un 1,62%, a 10.223 puntos, mientras que el índice Nasdaq perdía 3,22%, a 1.868,34 puntos.

Debilidad EE.UU. se extiende globalmente

En el informe del departamento de Comercio, las exportaciones disminuyeron en forma más drástica que las importaciones, a 85.950 millones de dólares.

Las importaciones de bienes y servicios también disminuyeron, por tercer mes consecutivo, a 115.360 millones de dólares. Ambos niveles son los más bajos desde febrero del 2000.

La desaceleración se concentró en el intercambio de bienes de capital, los artículos y equipos manufacturados costosos que las empresas compran para aumentar su producción y su productividad.

Las ventas de bienes de capital en el exterior, de 27.060 millones de dólares, registraron su nivel más bajo desde noviembre de 1999.

Los manufacturadores estadounidenses han atribuido sus problemas en las exportaciones en gran parte a la continua fortaleza del dólar estadounidense en los mercados de divisas internacionales.

Los manufacturadores han presionado a la administraciDn del presidente George W. Bush para que desista de su política del dólar fuerte, pero hasta ahora, no han tenido mucho éxito.

¿Pasasdo o prólogo?

Aún en el caso de que la revisión del PIB resulte en una contracción, algunos economistas no creen que importe demasiado. "No cambia lo que (en realidad) ocurrió", dijo Orr de First Union.

Y los datos recientes sobre el gasto del consumidor, la vivienda y el sector fabril han mostrado estabilidad o hasta crecimiento, lo que da señales de que vendrán tiempos mejores.

La lectura preliminar del índice de confianza del consumidor subió a 93,5 de 92,4 en julio, dijeron fuentes del mercado.

La mejor percepción de los consumidores se debe a mejores evaluaciones de su situación actual, que los economistas han vinculado a la llegada de los cheques de reembolso de impuestos y a los menores precios de la gasolina.

El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, que establece las tasas de interés a corto plazo, evaluará el panorama económico cuando se reuna el martes. Varios analistas apuestan que el Comité recortará las tasas por séptima vez este año, en su continuo esfuerzo para apuntalar la economía estadounidense.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores