Firestone retira del mercado 3,5 millones de ruedas

Firestone, que sufre una crisis económica y de imagen por los problemas de calidad y las anteriores retiradas de neumáticos ampliamente publicitadas, anunció la medida tras recibir órdenes de la Agencia para la Seguridad en el Transporte estadounidense (NHTSA, en inglés).

DETROIT.- El fabricante de neumáticos Bridgestone/Firestone afronta un nuevo desastre comercial y financiero tras anunciar hoy, jueves, una nueva retirada masiva de ruedas del mercado, esta vez de 3,5 millones de unidades, instaladas en vehículos todoterreno de la marca Ford.

Firestone, que sufre una crisis económica y de imagen por los problemas de calidad y las anteriores retiradas de neumáticos ampliamente publicitadas, anunció la medida tras recibir órdenes de la Agencia para la Seguridad en el Transporte estadounidense (NHTSA, en inglés).

Este organismo anunció hoy que se han registrado otras 72 víctimas mortales en accidentes con los neumáticos Firestone de la última retirada, lo que sube el número total de muertos tras accidentes con neumáticos de esa marca a 275 personas, además de 750 heridos.

Los problemas de los neumáticos consisten en la separación de la banda de rodadura, lo que causa el vuelco o la salida de la carretera del vehículo.

Los neumáticos, cuya seguridad y calidad fueron investigados durante más de año y medio por la NHTSA, son del tipo Wilderness AT de las medidas P255/70R16 y AT P235/75R15, fabricados antes de 1998 y montados en automóviles Ford como equipo de serie y de repuesto para vehículos todoterreno de otras marcas.

Según NHTSA, la cuña de goma situada entre las dos bandas metálicas de los laterales de esos neumáticos eran menos gruesas que las que emplean otros fabricantes. El objetivo de esa cuña es, precisamente, evitar la separación de la banda de rodadura.

Según Firestone, que lleva más de un año defendiendo la calidad de sus productos frente a la opinión pública, en el mercado sólo hay 768.000 de los neumáticos afectados, ya que la mayoría fueron reemplazados por los dueños de los vehículos o por Ford.

Firestone salió en defensa de sus productos. "No estamos de acuerdo con el informe de NHTSA", dijo John Lampe, el presidente de la compañía, quien aseguró que las investigaciones internas sobre las ruedas afectadas han arrojado buenos resultados.

"Nuestras pruebas muestran que las ruedas se comportan extraordinariamente. Sin embargo, hemos decidido que va en el mejor interés de nuestra compañía, empleados, distribuidores y consumidores reemplazar un número limitado de neumáticos y cerrar este capítulo en la historia de la compañía", aseguró Lampe.

Sin embargo, los analistas del sector prevén un desastre financiero y de imagen para Firestone, que ha sido el centro de una investigación más importante de NHTSA en los últimos años y protagoniza decenas de juicios como el grupo acusado de causar cientos de muertes en accidentes de tráfico.

Hace un año, Firestone, filial estadounidense del grupo japonés Bridgestone, tuvo que retirar 6,5 millones de ruedas, cifra que luego se amplió en otros 1,4 millones de unidades, la mayoría montadas como equipo de serie del modelo Ford Explorer.

Ford, que también sufrió una crisis de imagen por la seguridad en sus vehículos, puesta en duda durante el escándalo de los neumáticos, decidió retirar por su cuenta en abril otros 13 millones de ruedas, con un costo de 3.000 millones de dólares, en un esfuerzo de recuperar la confianza de los consumidores.

El mes pasado, Ford logró un acuerdo extrajudicial en el caso de una mujer de Texas que se mató en julio tras volcar su Explorer, después de un problema serio con uno de los neumáticos Firestone.

Firestone y Ford, unidas en el pasado por lazos familiares y comerciales, entraron en una disputa verbal acusándose mutuamente de la responsabilidad en los accidentes y terminaron abruptamente sus contratos pendientes.

Ambas compañías sufren desde entonces problemas de imagen y una "sombra de sospecha" continúa sobre algunos de sus productos.

Firestone, a pesar de haber aceptado que había problemas de calidad en una de sus factorías de EE.UU., insistió en que un mal diseño de las suspensiones y el centro de gravedad del Explorer contribuyó a los vuelcos.

Ford pudo rescatar el prestigio del Explorer, su modelo más vendido, gracias al lanzamiento de una versión totalmente renovada, que fue colocado en las primeras categorías de seguridad en un reciente informe de un influyente instituto de ayuda al consumidor en EE.UU.
EFE
Jueves, 4 de Octubre de 2001, 16:54
Comentarios mejor valorados en Economía
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion