Senado argentino aprobó primer trámite de Ley de Emergencia Pública

Después de más de nueve horas de debates, la Cámara Alta aprobó la normativa "en lo general" y los legisladores pasaron a continuación a discutir cada uno de los 21 artículos del documento, que se espera sea ratificado por el Senado en las próximas horas.

BUENOS AIRES.- La Ley de Emergencia Pública, que implicará el final de la paridad entre el dólar y el peso argentino, fue aprobada en su primer trámite por el Senado, en un paso histórico para revertir la profunda recesión que brotó en 1998.

Después de más de nueve horas de debates, la norma fue aprobada por la Cámara Alta "en lo general", y los legisladores pasaron a continuación a debatir cada uno de los 21 artículos de la ley, que se espera sea ratificada por el Senado en las próximas horas.

El eje central del nuevo plan, aprobado esta madrugada por la Cámara de Diputados, se basa en terminar con la paridad cambiaria "uno a uno" entre el peso y el dólar que hace once años posibilitó desterrar índices inflacionarios de hasta el 200 por ciento mensual.

El Partido Justicialista (PJ, peronista), al que pertenece el Presidente Eduardo Duhalde, hizo valer su mayoría en la Cámara Alta para aprobar el proyecto gubernamental, en su primer trámite, pese a las críticas y anuncios de retorno a la "hiperinflación" de legisladores de la oposición.

El debate en el Senado, caracterizado por extensos discursos, no fue muy distinto al de la Cámara de Diputados, también dominada por el peronismo y que esta madrugada, luego de trece horas de deliberaciones, aprobó el plan y habilitó su tratamiento por parte de los senadores.

El ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, aguardaba en la Casa Rosada, la sede del Gobierno argentino, que concluyera el debate de los senadores para, ya con el proyecto de emergencia económica convertido en ley, dar a conocer el detalle del conjunto de medidas con las que espera superar la recesión.

La nueva norma habilita al Gobierno a devaluar el peso entre un 30 y 40 por ciento con relación al dólar, según lo anticipado por el viceministro de Economía, Jorge Todesca, y a renegociar las tarifas de las privatizadas empresas de servicios públicos que se rigen por la moneda estadounidense.

También permite que los créditos bancarios de hasta 100.000 dólares abiertos por particulares para la adquisición de viviendas u otras mercancías, como vehículos, que hayan sido contraídos en la moneda de Estados Unidos se conviertan en pesos argentinos, al cambio de uno por uno.

El Parlamento habilitó además mecanismos de regulación de precios de aquellos productos, bienes y servicios considerados "críticos", como las medicinas y los alimentos de la denominada "canasta básica familiar", que ante los anuncios de devaluación registraron en los últimos días alzas de hasta un 30 por ciento.

El senador peronista Oscar Lamberto se encargó de la defensa del proyecto y garantizó que "el abandono al tipo de cambio fijo no es sinónimo de inflación", luego de afirmar que "a las cuentas públicas hay que manejarlas como las cuentas del hogar, viviendo con lo que recaudamos y gastando con prioridades".

El legislador, que en los próximos días se sumará al equipo económico como secretario de Hacienda, sostuvo que la paridad cambiaria fue "la solución a los viejos problemas" de la economía argentina, pero también un "corsé que agravó los problemas para alcanzar el equilibrio fiscal".

La ley, respaldada por la Unión Cívica Radical (UCR), la segunda fuerza parlamentaria, también dispone que los pagos correspondientes a contratos entre particulares que estén en dólares pasen a pesos, al cambio de uno por uno, pero fija una plazo de renegociación de esos convenios por 180 días.

También permite que el Poder Ejecutivo canjee los diferentes bonos provinciales que fueron emitidos para contrarrestar la falta de dinero circulante y obliga a las empresas a no despedir trabajadores por 180 días sin causa justificada, caso contrario deberán abonar una indemnización doble.

Carlos Maestro, jefe del bloque de senadores de la UCR, expresó el apoyo de su bancada al decir que la paridad cambiaria "comenzó siendo una salida casi perfecta a la inflación que agobiaba a los argentinos, pero con el tiempo fue mostrando sus aspectos más negativos".

Pero no sólo culpó a la paridad cambiaria de la crisis, sino que, en una autocrítica, dijo que la profunda recesión es también "consecuencia de los desaciertos, falta de decisión e irresponsabilidad de los gobiernos, de la clase política y de la dirección económica y social".

Maestro, a quien le tocó pedir públicamente hace dos semanas la renuncia de su correligionario y entonces Presidente Fernando De la Rúa, sostuvo que "era muy difícil romper" con la paridad entre el peso y el dólar porque "acreditaba confianza, seguridad y nos hacía sentir a todos como ricos".

El nuevo plan de emergencia económica fue rechazado por el Frepaso, la agrupación de centroizquierda que junto con la UCR conformó la gobernante Alianza hasta que De la Rúa renunció a la presidencia del país, y por los bloques de minoritarios partidos regionales.
EFE
Domingo, 6 de Enero de 2002, 18:50
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion