ProChile lanza herramienta que permitirá a exportadores testear la demanda de sus productos

De esta manera, las empresas de menor tamaño serán integradas al universo crowdfunding, y podrán acceder a herramientas de marketing, difusión y capacitación en materia digital.

02 de Septiembre de 2013 | 11:39 | Emol
El Mercurio

SANTIAGO.- ProChile diseñó un programa de fomento productivo denominado "Plan C", basado en el "crowdfunding de recompensa", una herramienta que permite dirigir los esfuerzos y testear la demanda antes de tener completado el proceso requerido para exportar.


De esta manera, las empresas de menor tamaño que quieran convertirse en exportadores serán integradas al universo crowdfunding, y podrán acceder a herramientas de marketing, difusión, capacitación en materia digital y precios preferenciales en este mercado.


Junto con iniciar el camino de las pequeñas empresas al mundo exportador, a través de un canal «no tradicional», ProChile enseñará a los usuarios a conseguir sus primeros clientes  y motivarlos a recorrer, posteriormente, el camino normal de la exportación.


El gobierno de Chile, a través de "Plan C", es el primero en el mundo en implementar este tipo de financiamiento en masa y lo hace para apoyar  e incentivar a nuevos exportadores de productos y servicios.


Cómo funciona


El programa diseñado por ProChile propone una innovación para la primera aproximación de las pymes al enfoque exportador, pues les permite tener una relación directa con los clientes finales, obtener el pago de los productos por adelantado y contar con asesoría en marketing, packaging, rotulado, flete y seguros, que le dan valor agregado a sus productos.


«Plan C» consensúa  con cada empresario un plazo y una meta para cumplir sus requerimientos, lo que se traduce en que al momento de ofrecer los productos se exige el pago inmediato y se compromete la entrega en un plazo futuro de entre 30 y 180 días.


Esto permite conocer una demanda real, on-liney de manera simultánea en todo el mundo virtual. De esta forma, baja drásticamente las barreras financieras y de capital de trabajo.


Además, pretende iniciar el camino eportador por medio de plataformas de crowdfunding de tipo recompensa, los que por su naturaleza de venta futura son compatibles y recomendables para este programa. Precisamente, según un estudio realizado por la agencia Massolution -que evalúa el uso y la evolución del crowdfunding a lo largo de estos últimos años- los aportes más comunes en el mundo son los que traen a cambio una recompensa, moviendo US$ 1.400 millones en 2012.