A 103 aumenta número de muertos por terremoto en Indonesia

Las autoridades afirman que están haciendo todo a su alcance para ayudar, aunque admiten que han tenido problemas logísticos. Hoy llegó a Bengkulu un equipo de 20 médicos de Singapur con carpas y equipos de emergencia, siendo la primera ayuda extranjera en llegar a la zona de desastre.

BENGKULU, Indonesia.- Los residentes evitaban hoy regresar a sus hogares destruidos y los médicos operaban a heridos en el estacionamiento de un maltrecho hospital, a medida que ascendía a 103 el número de muertos por un terremoto en la isla indonesia de Sumatra.

La policía teme que la cantidad de muertes aumente aún más a medida que se llegue a zonas aisladas, entre ellas una pequeña isla muy cercana al epicentro.

Los temblores secundarios del sismo, ocurrido el domingo en la noche, obligaron a familias enteras a buscar refugio a la ladera de las vías o bajo láminas de plástico. Algunos residentes locales recolectaban dinero para los damnificados y acusaban a las autoridades de no hacer lo suficiente para ayudar.

"Sabemos que el gobierno no va a hacer nada, así que tenemos que ayudarnos entre nosotros", dijo Desmi Yati, una madre de tres, sentada sobre unos colchones frente a su casa derruida en las afueras de Bengkulu, una aldea en la costa sudoccidental de Sumatra.

Las autoridades afirman que están haciendo todo a su alcance para ayudar, aunque admiten que han tenido problemas logísticos.

Hoy llegó a Bengkulu un equipo de 20 médicos de Singapur con carpas y equipos de emergencia, siendo la primera ayuda extranjera en llegar a la zona de desastre. Dos barcos de la armada de Indonesia traían más suministros y cuadrillas de rescate estaban siendo convocadas desde otras partes de Indonesia.

Un grupo de tarea oficial creado para manejar la emergencia dijo que se habían recuperado 64 cadáveres en el poblado y 39 en otras zonas. Muchas de las víctimas dormían cuando se derrumbaron sus casuchas y murieron aplastadas.

El sismo interrumpió el servicio de comunicaciones y de electricidad y obligó al cierre del aeropuerto principal. Decenas de miles de personas de Bengkulu, poblado de 250.000 habitantes, pasaban su tercera noche a la intemperie por miedo a regresar a sus casas malogradas en caso de que ocurra otro sismo. Se han registrado unos 450 temblores secundarios desde el sismo inicial.

"Tenemos demasiado miedo de volver a entrar ¿Qué podemos hacer ahora? Hemos perdido todo", dijo Zohr Mahyum, cuya viviendo quedó reducida a una pila de escombros.

Más de 100 heridos yacían de a dos o tres en cada camilla en el estacionamiento del Hospital General Yunus, donde los médicas operaban bajo láminas de plástico.
AP
Martes, 6 de Junio de 2000, 13:29
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion