Confirman prisión para militares argentinos por robo de bebés

Una Cámara de la Justicia Federal resolvió hoy someter a prisión preventiva en condición de procesados a un grupo de militares acusados de haber participado en el robo de bebés durante la guerra sucia en la pasada dictadura.

07 de Julio de 2000 | 15:40 | AP
BUENOS AIRES.- Un grupo de militares acusados de haber participado por el robo de bebés durante la guerra sucia de la pasada dictadura deberá permanecer en prisión en condición de procesados, resolvió hoy una Cámara de la Justicia Federal.

Por esta resolución continuarán procesados bajo prisión preventiva el ex presidente de facto Reinaldo Bignone, el ex jefe de la Armada, Emilio Massera, el ex titular del primer Cuerpo del Ejército Guillermo Suárez Mason, los el ex comandantes del Ejército Juan Bautista Sasiaiñ y Cristino Nicolaides, entre otros.

La Cámara resolvió, además, embargar sus bienes por montos que llegan hasta un millón de dólares.

El tribunal confirmó de esta manera la determinación que había tomado el juez federal Adolfo Bagnasco, quien investiga la existencia de un plan sistemático de robos de bebés mientras sus madres permanecían detenidas-desaparecidas a manos de la dictadura militar de 1976-1983.

No se pronunció, sin embargo, sobre el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla, quien está procesado en el marco de esta causa y cumple con prisión preventiva.

Bagnasco considera que estos militares habrían participado en el plan de robo de bebés y los había procesado por "supresión de identidad y sustracción de menores nacidos en cautiverio", pero los abogados de los acusados habían apelado esta resolución judicial.

Ahora, la única instancia que les queda es apelar la decisión de la Cámara Federal ante la Cámara Nacional de Casación Penal o ante la Corte Suprema de Justicia, el máximo tribunal del país. Si no lo hacen, el juez Bagnasco elevará la causa a juicio oral y público, dijeron fuentes judiciales a la agencia privada Noticias Argentinas (NA).

"Se trasladó a algunas mujeres embarazadas provenientes de distintos centros clandestinos de detención a la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) a fin de que dieran a luz, separándolas posteriormente de sus hijos y sin asentar formal y verazmente en los registros oficiales los nacimientos", coincidieron los camaristas en la resolución, dijo NA.

Los camaristas dijeron también que los militares impartieron "órdenes para la destrucción de documentación".

La ESMA fue uno de los principales centros clandestinos de detención que había en el país y estaba a cargo de Massera, a quien se le imputa su supuesta responsabilidad por la sustracción, retención y ocultamiento de 10 menores nacidos allí durante "el cautiverio ilegal de sus madres".

Según información oficial, en la dictadura militar desaparecieron unas 9.000 personas, en su mayor parte dirigentes de izquierda y disidentes. Organizaciones de derechos humanos elevan la cifra a 30.000.

La causa que encabeza Bagnasco fue iniciada a raíz de una denuncia presentada por la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo, constituida por mujeres que buscan a sus nietos, hijos de madres desaparecidas.

De acuerdo a la acusación, una vez que nacían en cautiverio los niños eran entregados a familias de militares o allegados a ellos que los inscribían como propios.

La mayor parte de estos militares cumple con prisión domiciliaria, un beneficio que otorga la ley a los mayores de 70 años.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores