Policía española confirmó muerte de cuatro presuntos etarras

Con la muerte de los cuatro presuntos etarras -entre los cuales estaría el dirigente "histórico" Francisco Rementería, alias "Patxi", presunto jefe del sangriento "Comando Vizcaya" de ETA-, se elevó a 28 el número de miembros de la organización que han muerto en los últimos 30 años al explotar las bombas que manipulaban o los autos bomba que conducían.

08 de Agosto de 2000 | 02:46 | AFP
MADRID.- Cuatro presuntos miembros de ETA murieron la noche del lunes al martes al estallar un auto lleno de explosivos en el que viajaban para cumplir una "misión", en el marco de la ofensiva de verano que el mes pasado se incrementó con nueve atentados perpetrados por el grupo separatista vasco.

La presencia entre los muertos de un cuarto miembro del comando de ETA fue confirmada por la agencia EFE, que citó a fuentes de la investigación, que a su vez basaban su convicción en los "restos" de cuerpos calcinados que fueron hallados esparcidos en el lugar.

La explosión se produjo antes de medianoche en un barrio industrial de la periferia de Bilbao (norte), capital de la provincia vasca de Vizcaya.

Con la muerte de los cuatro presuntos etarras -entre los cuales estaría el dirigente "histórico" Francisco Rementería, alias "Patxi", presunto jefe del sangriento "Comando Vizcaya" de ETA-, se elevó a 28 el número de miembros de la organización que han muerto en los últimos 30 años al explotar las bombas que manipulaban o los autos bomba que conducían.

Hay registro de estas muertes desde el 6 de abril de 1969, cuando los etarras Joaquín Artajo Barrios y Alberto Azurmendi Arana murieron de forma accidental cuando manipulaban un artefacto.

El último caso, antes de la explosión de Bilbao, se había registrado el 21 de agosto de 1990 cuando en las mismas condiciones murió, en la localidad guipuzcoana de Oyarzun, el miembro de ETA José María Aranzistroki.

En su cruenta ofensiva de verano, una de las más duras de su historia, ETA perpetró, sólo en el mes de julio, nueve atentados, elevendo a 17 sus acciones violentas del año 2000, abiertas el 21 de enero pasado con el asesinato del teniente coronel del ejército Pedro Antonio Blanco García, que sucumbió en la explosión de un coche bomba en Madrid.

Hace diez días, ETA había asesinado en Tolosa (norte) al ex gobernador civil de Guipúzcoa (País Vasco), Juan María Jáuregui.

Organizada con minuciosiad y aguerrida por tres décadas de su denominada "lucha armada", la organización separatista vasca constituye para las fuerzas de seguridad un permanente desafío.

El "accidente" del lunes en Bilbao se registró cuando el gobierno insistía en la defensa del estado de derecho, rechazando categóricamente todo eventual diálogo con el grupo armado, esencialmente teniendo en cuenta el "engaño" de la "tregua" del año pasado, que según las autoridades permitió la reorganización de los comandos de ETA.

Desde su primera gran acción armada, el atentado con bomba del 20 de diciembre de 1973, en pleno Madrid, que costó la vida al almirante Luis Carrero Blanco, jefe de gobierno del dictador Francisco Franco, ETA fue paulatinamente incrementando sus ataques armados.

Tras la muerte de Franco, en 1975, y el consecuente restablecimiento de la democracia en España, el grupo separatista afinó poco a poco sus métodos y sus estructuras internas.

Las fuerzas de seguridad españolas estiman que la dirección de ETA es hoy trícefala, con un jefe militar, considerado como el líder de la organización, un jefe político y un jefe logístico, todos ellos al mando de una organización piramidal.

Sus militantes están divididos entre los "legales", que no están fichados por la policía y realizan actividades clandestinas al margen de sus oficios normales, y los "ilegales" o "liberados", detectados por la policía por su participación en atentados mortales anteriores y obligados a llevar una vida completamente hundida en las sombras.

"Patxi" Rementería era uno de estos "fichados".

Desde que ETA tomó las armas, en 1968, sus comandos y pistoleros han asesinado a 775 personas, seis de ellas tras la ruptura, el 14 de diciembre de 1999, de la tregua que mantuvo durante un año.

La explosión de Bilbao se inscribe en la escalada terrorista de la organización separatista, pues los primeros indicios, según la policía, señalan que el presunto comando autoliquidado en el "accidente" se preparaba a cometer otro violento atentado en el País Vasco.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores