Coche bomba dejó 11 heridos en Colombia

El ejército dijo que sospechaba que se trataba de un ataque del procubano Ejército de Liberación Nacional (ELN), el segundo grupo guerrillero del país.

10 de Noviembre de 2000 | 22:40 | REUTERS
BOGOTA.- Guerrilleros izquierdistas detonaron el viernes un coche bomba y dispararon tres cargas de explosivos contra la división militar de la ciudad de Cali, la segunda más poblada de Colombia, hiriendo a 11 civiles y causando daños materiales, informaron las autoridades.

Los proyectiles -cilindros de gas repletos de explosivos- fueron lanzados desde la parte trasera de una camioneta descubierta, que minutos después explotó en inmediaciones al Cantón Militar de Nápoles, sede de la tercera división del ejército que alberga a unos 3.000 efectivos.

Cali, con dos millones de habitantes, está ubicada a 250 kilómetros al sudoeste de Bogotá y es la capital del departamento del Valle.

El capitán José Espejo, jefe de prensa del ejército en Bogotá, dijo que las cargas explosivas lanzadas contra la división se desviaron e impactaron contra un hospital psiquiátrico, una estación de servicio y un local de venta de automóviles.

"Esto es un acto demencial de estos bandidos que trataron de meter las pipetas (los explosivos) a la brigada... se continúa atentando contra la población civil", declaró a periodistas el alcalde de Cali, Ricardo Cobo, mientras recorría el sitio en donde cayeron los proyectiles caseros, dejando pedazos de metal retorcidos, así como vidrios, paredes y vehículos destrozados.

El ejército dijo que sospechaba que se trataba de un ataque del procubano Ejército de Liberación Nacional (ELN), el segundo grupo guerrillero del país con unos 5.000 combatientes.

La acción habría sido en represalia por una reciente ofensiva que lanzó el ejército en una zona montañosa cercana a Cali, en la que fueron muertos 15 rebeldes y 25 fueron capturados.

La ofensiva hizo parte de una operación militar que buscaba rescatar a más de 20 personas de un grupo de 50 secuestradas a mediados de septiembre por el ELN en las afueras de Cali, en su mayoría profesionales y acaudalados hombres de negocios.

Pero el gobierno ordenó suspender la ofensiva militar para facilitar la liberación de los rehenes y el repliegue de los rebeldes, lo que originó hace una semana la renuncia del comandante de la tercera brigada, general Jaime Ernesto Canal.

Las autoridades acusaron al ELN de los ataques del viernes en la tarde, pese a que la modalidad de lanzar cargas explosivas de fabricación casera contra objetivos militares, es la que utiliza las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el grupo rebelde más antiguo del hemisferio.

Una fuente militar aseguró que, al parecer, el objetivo de los rebeldes era que las cargas cayeran sobre el campo de la división, en momentos en que más de 500 efectivos rendían, como todas las tardes, honores a la bandera nacional.

El siete de octubre un coche bomba cargado con 60 kilos de dinamita explotó en el mismo sector dejando cinco civiles heridos y causando graves destrozos. Las autoridades acusaron de ese ataque al ELN.

Colombia, país andino de 40 millones de habitantes, soporta un conflicto interno de más de tres décadas en el que intervienen rebeldes izquierdistas, paramilitares de ultraderecha y las fuerzas de seguridad. La confrontación dejó 35.000 civiles muertos en los últimos 10 años.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores