Tres militares afirman que Montesinos se fugó de Perú en un velero

Tres militares que acompañaron en la clandestinidad al ex asesor de seguridad Vladimiro Montesinos, afirmaron que éste se fugó del Perú a fines de octubre en un velero que lo llevó a las islas Galápagos y a la isla costarricense de Coco, desde donde abordó otra embarcación y partió con rumbo desconocido.

13 de Diciembre de 2000 | 23:02 | AP
LIMA.- Tres militares que acompañaron en la clandestinidad al ex asesor de seguridad Vladimiro Montesinos, afirmaron que éste se fugó del Perú a fines de octubre en un velero que lo llevó a las islas Galápagos y a la isla costarricense de Coco, desde donde abordó otra embarcación y partió con rumbo desconocido.

Los tres militares, un mayor, un capitán y un técnico especialista en comunicaciones del Ejército, afirmaron que acompañaron a Montesinos hasta Coco, donde lo vieron por última vez.

El ex asesor, según dijeron, realizó un transbordo en alta mar a otro velero, que un contacto en Venezuela le había conseguido.

El testimonio de los tres militares fue dado a conocer esta noche por la congresista Anel Townsend y el periodista Guillermo González Arica, que difundieron un vídeo de una hora de duración, en el que los tres militares relatan la experiencia.

Ellos narraron los pasos de Montesinos desde que abandonó Perú, la primera vez, cuando viajó a Panamá a fines de septiembre en busca de asilo. Dijeron que el ex comandante general del Ejército, José Villanueva Ruesta, estuvo presente instantes antes que Montesinos abandonara el país.

Según el testimonio, después que el asesor regresó a Perú un mes después, al haberle sido negado el asilo, estuvo escondido una semana en una casa en el distrito limeño de Surco.

Durante ese tiempo, el ex presidente Alberto Fujimori realizaba publicitadas operaciones de búsqueda de su ex brazo derecho.

Pero, el técnico en comunicaciones Manuel Tullume afirmó que Montesinos mantenía constante contacto con Fujimori, y que ambos se comunicaron también durante la escala que Montesinos realizó en Guayaquil, en su viaje de retorno a Lima.

Montesinos no estaba tranquilo en Perú y planeó un escape por vía marítima. El 29 de octubre, el ex asesor abordó el velero "Carisma", junto con los tres militares, el empresario José Lizier, dueño del bote, una joven de nombre Alicia y dos tripulantes.

Luego de seis días y medio de travesía llegaron a la isla Isabela en Galápagos, donde una peruana llamada Aurora, los recibió y acomodó en el hotel Ballena Azul. Allí permanecieron durante una semana.

El ex asesor tenía pensado ingresar a Venezuela, dijeron los militares. Para ello, se comunicó en ese país con un contacto, al que llamaba "amigo", para que le enviara una aeronave.

No obstante, al ser informado que la nave tendría necesariamente que hacer una escala en Guayaquil --donde ya había estado-- desistió y optó por viajar en velero.

Montesinos partió de Galápagos con Lizier, Aurora, los tres militares y dos tripulantes. Esta vez el destino fue Coco, una isla donde no existía oficina de migraciones. "Nos recibió la guardia ecológica", dijeron.

Montesinos quería irse a Venezuela y coordinaba por medio de un teléfono satelital su viaje a ese país, señalaron.

"El doctor (Montesinos) había hecho la coordinación con el amigo de Venezuela para que un velero de Costa Rica venga a recogerlo a Coco", relató el mayor Alejandro Montes.

Pero, en vista que eso tomaría mucho tiempo, Lizier propuso que se encontraran con el velero que vendría de Costa Rica en altamar, manifestó.

"De Coco salió el velero con el doctor, Aurora, José Lizier, el que habla y los dos tripulantes. Llegamos a mitad de camino y nos encontramos con el velero que venía de Costa Rica, Hicimos el transbordo... subió el doctor, Aurora y José Lizier", dijo Montes.

Después de separarse, dijo que él y los dos tripulantes enrumbaron a Guayaquil para retornar a Lima.

Los otros dos militares habían abordado en Coco un barco de turismo, que los llevó a Punta Arenas en Costa Rica y desde allí regresaron al Perú.

Antes de despedirlos, Montesinos les entregó a cada uno 4.000 dólares, dijeron.

El paradero de Montesinos -quien enfrenta aquí cargos por presunto enriquecimiento ilícito, corrupción, tráfico de armas, entre otros- es desconocido desde que se difundiera, a mediados de septiembre, un vídeo en el que aparentemente aparecía sobornando a un congresista.

El vídeo fue el detonante de una grave crisis política que terminó, el 21 de noviembre último, con la caída de Fujimori, cuando fue destituido por el Congreso por incapacidad moral.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores