Violenta movilización contra el gobierno en Ecuador

Al menos 37 personas fueron detenidas, una resultó herida de bala y varias decenas con contusiones y asfixia durante la jornada de movilizaciones contra el gobierno de Ecuador convocada hoy por los frentes sociales, que amenazan con recrudecer las protestas.

10 de Enero de 2001 | 21:41 | EFE
QUITO.- Al menos 37 personas fueron detenidas, una resultó herida de bala y varias decenas con contusiones y asfixia durante la jornada de movilizaciones contra el gobierno de Ecuador convocada hoy por los frentes sociales, que amenazan con recrudecer las protestas.

El jefe del departamento de Comunicación de la Policía, Manuel Sarmiento, dijo a EFE que las manifestaciones de hoy han sido "más fuertes y un poco más violentas" que los días anteriores.

Informó de 37 detenciones y denunció que un policía fue herido de bala en la ciudad andina de Cuenca durante las protestas, aunque se desconoce su estado.

Sarmiento indicó que las manifestaciones de hoy ya no sólo fueron seguidas por estudiantes, como en días anteriores, sino que a ellos se han sumado otros frentes sociales, y admitió que las protestas se han desarrollado en varias ciudades.

Por su parte, Gustavo Terán, del Frente Patriótico (FP), integrado por sindicatos y grupos estudiantiles, asociaciones de maestros y otras organizaciones populares, indicó a EFE que hay al menos cien detenidos y que otras 47 personas resultaron heridas con contusiones por impactos de balas de goma o asfixia por los gases lacrimógenos.

Terán también denunció que el presidente del FP, Luis Villacís, tuvo que ser internado en un hospital tras ser alcanzado por una bala de goma durante una movilización que pretendía llegar al Palacio presidencial de Carondelet, en el centro de Quito.

El dirigente dijo que los manifestantes pretendían entregar al Presidente Gustavo Noboa una "propuesta económica alternativa", pero que la represión policial hizo difícil ese cometido.

"Exigimos la derogación de los últimos ajustes y le hemos presentado una propuesta que evita la aplicación de medidas como el aumento de los precios de las gasolinas o del gas de uso doméstico", señaló Terán.

Por su parte, el Gobierno llamó a la serenidad a los frentes sociales y les pidió deponer las actitudes violentas para hacer posible un diálogo nacional.

El Presidente Noboa dijo, en un discurso pronunciado en el palacio de Carondelet, que hay grupos anarquistas que quieren crear el caos en el país.

"No es al Gobierno al que hay que atacar, es a la pobreza, a los banqueros corruptos" que se han beneficiado de los dineros de los ecuatorianos, señaló el jefe del Estado en alusión a su compromiso de combatir las acciones ilegales imputadas a varios ex administradores financieros.

Noboa admitió que no son de su gusto la aplicación de ajustes impopulares, pero dijo que estas medidas son necesarias para el país con el objetivo de estabilizar la economía, aumentar los ingresos, promover el desarrollo del aparato productivo y, consecuentemente, la generación de empleo y la mejora de las condiciones de vida de la población.

El Presidente criticó que varios grupos de manifestantes hayan incendiado un autobús de pasajeros en la ciudad portuaria de Guayaquil, así como el uso de explosivos durante las protestas.

Y es que las movilizaciones, en algunas ciudades, han tenido carácter violento, según lo han confirmado los propios dirigentes sindicales.

En las ciudades de Latacunga y Ambato, los manifestantes se apoderaron de varias unidades del transporte público que "canjearon" por huelguistas detenidos, indicó Gustavo Terán.

Según el Frente Patriótico, las protestas se generalizaron en todo el país y continuarán indefinidamente en preparación de un "levantamiento popular" que se prevé para el próximo día 21.

La Federación de Estudiantes Secundarios (FESE) amenazó con recrudecer las protestas callejeras diarias que han protagonizado desde el pasado día 2 y dijo que se sumarán a la huelga que los sindicatos preparan para los próximos días.

Los frentes sociales han expresado su disposición de desactivar las protestas si el Ejecutivo deroga los últimos ajustes fiscales, aunque el Gobierno ha ratificado que mantendrá con firmeza las medidas económicas.

La poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) también ha amenazado con emprender masivas protestas contra la política económica del Gobierno si las autoridades se obstinan en mantener los aumentos a los precios de los carburantes, las tarifas del transporte públicos y de otros servicios básicos como la electricidad y telefonía.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores