Socorristas continúan la búsqueda de sobrevivientes del Terremoto

Cifras conservadoras indican 220 cadáveres rescatados, otras elevan el número de muertos. "Sacamos 220 cadáveres. Ayer sepultamos 100, muchos no han sido identificados y ya están en una fosa común", dijo el alcalde de la ciudad Oscar Ortíz.

15 de Enero de 2001 | 15:08 | AP
SAN SALVADOR.-Montañas de ropa, pedazos de enseres eléctricos, algunos cuadernos, surgen entre los escombros cuando las palas mecánicas meten sus filosos dientes en la montaña de tierra donde fue el barrio Las Colinas, el lugar más golpeado por el terremoto que dejó por lo menos 430 muertos.

El panorama es desgarrador. Cientos de soldados, socorristas, bomberos y algunos civiles, luchan contra toneladas de tierra y escombros. Unos aun creen que puedan salvar vidas, otros se resignan a entregar los cuerpos a los familiares.

"Aquí hay muchos muertos, ya no creo que encontremos vivos, pero vamos a darle duro hasta sacarlos a todos", dijo a la AP Ricardo Meléndez , quien con su chaleco de la Cruz Roja, para distinguirse, trabaja solitario con su azada esperando avanzar hasta que llegue la pala mecánica.

Cifras conservadoras indican 220 cadáveres rescatados, otras elevan el número de muertos. Se estima que en el lugar vivían mas de un millar de personas. "Sacamos 220 cadáveres. Ayer sepultamos 100, muchos no han sido identificados y ya están en una fosa común", dijo el alcalde de la ciudad Oscar Ortiz. "Esto es grave, creemos que la cifra de muertos va a crecer, aquí vivían unas 2.000 personas", dijo el edil cuando inspeccionaba el lugar.

El cuadro estadístico del Comité de Emergencia Nacional (COEN), confirma la muerte de 403 personas, 779 heridos y 1,336 refugiados en todo el país. También registran 37 personas desaparecidas. Pero estas cifras son conservadoras, ya que el COEN solo registra los muertos que han sido llevados al Instituto de Medicina Legal, pero muchos son entregado directamente a sus familiares.

El COEN informó que 44 campesinos murieron soterrados en Comasagua, a 28 kilómetros al suroeste de la capital, pero informes extraoficiales sostienen que el número de muertos podría sobrepasar el centenar. Reporteros de la AP intentaron llegar al lugar, pero el camino está completamente bloqueado por derrumbes.

Pese a que la destrucción alcanza la mayor parte del territorio nacional, el mayor esfuerzo de las autoridades están centrados en Las Colinas, donde los estragos fueron superiores. "Yo no me voy de aquí, tengo que sacar a toda mi familia", dijo a la AP Miguel Martínez que desde el sábado dirige los trabajos de rescate donde fue la casa de su hermano el teniente retirado Juan Gálvez de 48 años, cuyo cadáver ya fue retirado de los escombros.

Martínez, que parece conocer los trabajos de construcción, afirmó que, "el problema es que arriba de la colonia, estaban haciendo otra urbanización y eso debilitó la base de la cordillera... fue rápido, murieron sin saber que pasaba", dijo.

Pero este hombre y todos los que luchaban contra el monstruo de tierra, tuvieron que parar, porque las autoridades decidieron evacuar a todos del lugar y darle paso a una unidad de especialistas españoles que usan sus perros para localizar sobrevivientes o cadáveres. "Todos fuera, todos fuera" gritaba un oficial del cuerpo de bomberos, mientras la española Isabel Herrán hablaba al oído a su perro Balto.

La mujer de 36 años, explicó a la AP que han traído 19 perros especializados en la búsqueda y auguró un buen resultado. Al grito de Herrán, los caninos se lanzaron sobre la montaña de escombros y comenzaron a oler, correr y oler, seguidos de cerca por sus amos. "Que nadie entre, pueden confundir a los perros", gritó un oficial de la policía.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores