Alemania: Fischer acude a tribunal para declarar en proceso OPEP

El ministro alemán de Exteriores, Joschka Fischer, acudió hoy a la Audiencia Territorial de Francfort para declarar como testigo en el proceso que se sigue contra el ex terrorista alemán Hans-Joachim Klein.

Berlín/Francfort.- El ministro alemán de Exteriores, Joschka Fischer, acudió hoy a la Audiencia Territorial de Francfort para declarar como testigo en el proceso que se sigue contra el ex terrorista alemán Hans-Joachim Klein.

Klein, un ex miembro del grupo terrorista "Células Revolucionarias" (RZ) que llegó a ser un estrecho colaborador del venezolano Illich Ramírez Sánchez ("Carlos"), está acusado de ser uno de los autores de los tres asesinatos que se cometieron en el asalto a la cumbre de la OPEP en Viena, en 1975.

Fischer llegó con semblante tranquilo y hasta bien humorado, vestido con un abrigo y una bufanda oscuros. Abordado por la prensa, Fischer declaró que la palabra "alegría" sería el término erróneo para definir su estado de ánimo. "He sido citado como testigo y estoy cumpliendo", dijo. "Estoy preparado", concluyó.

Fischer, de 52 años, y Klein, de la misma edad, coincidieron a comienzos de los años 70 en el movimiento "okupa" de Francfort (ocupantes de casas deshabitadas).

A mediados de la misma década, Klein tomó el camino de la lucha armada, mientras que Fischer se distanció sobre las mismas fechas de las soluciones más radicales.

En sus primeras declaraciones ante el juez Heinrich Gehrke, de 61 años, Fischer recordó cómo conoció a Klein, e intentó pintar un cuadro del agitado y acalorado ambiente político que reinaba en aquella época.

"Uno se sentía como un foráneo en su propio país", declaró Fischer. El "véte hacia allá" (la extinta Alemania comunista) era un lugar común que debían soportar los opositores izquierdistas, manifestó.

Fischer habló detalladamente sobre su propia biografía y narró las batallas de los "okupas". El ahora ministro declaró no acordarse de la última vez que vio a Klein, pero sí de la simpatía que despertó el posterior terrorista entre los "spontis" (revoltosos izquierdistas no afiliados) de Francfort. "Klein nos gustaba", afirmó.

Fischer describió a Klein como un militante más visceral y menos intelectual. "En la 'escena' le llamaban cariñosa e irónicamente 'Klein-Klein' (literalmente: pequeño-pequeño)".

Fischer negó haber compartido un departamento con Klein, y afirmó no saber si a la postre se puede hablar de Klein como una persona especialmente proclive al uso de la violencia. "Su argumentación estuvo muy marcada por el accionismo, pero en eso no estuvo solo", detalló.

Fischer añadió haberse enterado muy tarde de que Klein se unió al grupo de los "spontis" que tomó el camino "equivocado", es decir, terrorista. Fischer saludó a Klein con una inclinación de la cabeza. Klein, que sufrió hace unas semanas un amago de infarto, apenas se inmutó. En una de las vistas anterioras del proceso, que comenzó en octubre, se refirió al ahora ministro como "mi amigo Joshka".

En las últimas semanas, Fischer ha estado en el centro de una enorme polémica en Alemania a raíz de su pasado radical y violento, que sin embargo no será objeto de la vista que se celebra hoy.
DPA
Martes, 16 de Enero de 2001, 08:42
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion