Avión Concorde de Air France volvió a los cielos

Esta es la segunda vez que un Concorde la compañía francesa vuela desde que el pasado 25 de julio uno de sus aviones supersónicos se estrellara poco después de despegar en llamas del aeropuerto parisiense de Roissy-Charles de Gaulle con rumbo a Nueva York.

18 de Enero de 2001 | 10:44 | EFE
PARIS.- Un avión Concorde de Air France despegó este jueves de París con rumbo a la base militar aérea de Istres (sureste) para efectuar pruebas técnicas en tierra con vistas a la eventual reanudación de los vuelos del avión supersónico.

Es sólo la segunda vez que un Concorde de Air France vuela desde que el pasado 25 de julio uno de sus aviones supersónicos se estrellara poco después de despegar en llamas del aeropuerto parisiense de Roissy-Charles de Gaulle con rumbo a Nueva York, causando la muerte de 113 personas.

El pasado verano, la aerolínea francesa había recibido el visto bueno de las autoridades de aviación civil para repatriar a París un Concorde que se había quedado bloqueado en Nueva York. El "pájaro blanco", tripulado por el piloto jefe de la flota de los cinco Concorde restantes de Air France, Edgar Chillaud, despegó hoy en torno a las 12.00 GMT de Roissy.

Miembros del personal de Air France rindieron honores al "Fox Bravo" antes de que abandonara y pronto quedara oculto por las nubes camino de Istres a una velocidad subsónica. En la base será sometido a pruebas de alta velocidad en pista y la simulación de fugas de carburante, cuyo seguimiento será filmado por cámaras montadas en los trenes de aterrizaje.

El constructor EADS, que dirigirá las pruebas, expresó hoy la esperanza de que el Concorde pueda reanudar sus vuelos "antes del verano", una vez realizados varios test. British Airways, que con Air France es la única aerolínea con Concorde en su flota, anunció el pasado martes que gastará 26,5 millones de euros en la aplicación de modificaciones que mejoren la seguridad del avión, cuyos vuelos espera reanudar esta primavera.

La última palabra la tendrán las autoridades de aviación civil de Francia y Gran Bretaña que, en agosto pasado, suspendieron el certificado de navegabilidad del avión supersónico, a la espera de conocer las causas exactas del accidente de julio.

Las pruebas en Istres se enmarcan en una "política voluntarista" para la reanudación de los vuelos, y en un plan de trabajo "más amplio propuesto a las autoridades de aviación civil francesa y británica" para demostrar que las modificaciones propuestas responden a las garantías pedidas, dijo el director técnico de EADS, Daniel Deviller.

Explicó que las pruebas comenzarán después de una semana de preparativos del aparato, cuyos depósitos no serán modificados, y durarán una semana o más si fuera necesario. El constructor británico BAE Systems efectuará, por su parte, pruebas en vuelo, con unos de los siete Concorde de British Airways cuyos depósitos estarán revestidos en el interior con una capa de kevlar y caucho.

Los investigadores del accidente de julio pasado han determinado que una lámina metálica, caída de un avión que había despegado poco antes, cortó una de las ruedas del tren de aterrizaje del Concorde. Trozos de neumático golpearon el ala a la altura del depósito. La onda expansiva producida por el impacto se propagó por el queroseno e hizo reventar el depósito, con la consiguiente fuga de combustible, un incendio y, finalmente, la destrucción del avión.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores