Se derrumba gobierno filipino; Presidente pide convocar elecciones

Joseph Estrada dijo que no se postulará para un nuevo período. Pero tras perder todo respaldo político y militar, claramente se mostró reacio a ceder el poder a la vicepresidenta, Gloria Macapagal-Arroyo. Mandatario permanece en el palacio presidencial protegido por tanquetas de su guardia.

19 de Enero de 2001 | 08:53 | Agencias
MANILA.- El Presidente de Filipinas, Joseph Estrada, sometido a un juicio de moción de censura por corrupción, desafió hoy, viernes, las crecientes peticiones de dimisión y permanece en el palacio de Malacañang protegido por tanques de la guardia presidencial.

Abandonado por la práctica totalidad de su gabinete y por los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, Estrada permanece en el palacio presidencial de Malacañang, donde, al caer la noche, se desplegaron cinco tanques de su guardia.

Mientras temores de un golpe de estado estremecían a Filipinas, Estrada sufrió hoy un fatal golpe político, cuando jefes militares y miembros de su gabinete se unieron a masivas protestas populares exigiendo su destitución. Ante la pérdida de apoyo, Estrada pidió al Congreso que convoque a elecciones presidenciales para ser reemplazado.

Estrada dijo que no se postulará para un nuevo período. Pero tras perder todo respaldo político y militar, claramente se mostró reacio a ceder el poder a la vicepresidenta, Gloria Macapagal-Arroyo, quien ha encabezado demostraciones opositoras en que participaron cientos de miles de filipinos.

Estrada ha sido acusado de aceptar sobornos por millones de dólares de operadores de juegos ilegales.

El general Angelo Reyes, jefe del estado mayor del ejército, apareció ante unos 150.000 manifestantes que pedían la renuncia de Estrada frente a un monumento erigido en homenaje a la rebelión que derrocó en 1986 al fallecido dictador Ferdinand Marcos. Reyes dijo que Estrada y su familia debían tener la posibilidad de "salir con dignidad".

"No seamos vengativos", dijo Reyes.

Por su parte el secretario de Educación, Andrew Gonzales, anunció su renuncia diciendo "esto se terminó". Añadió que "la continuación de la presidencia de Estrada "ha dejado de ser viable".

Inclusive el principal aliado del presidente en el Senado, Francisco Tatad, dijo que era hora de que su amigo hiciera "una cosa honorable" y pusiera fin a "una crisis de proporciones épicas".

Horas antes, Estrada había pedido a legisladores que reanudasen el juicio político contra él, por corrupción administrativa. Estrada dijo estar dispuesto a permitir a fiscales que examinen registros bancarios que habían sido previamente vedados.

Estrada admitió que "el país está dividido", pero pidió que la crisis sea resuelta de acuerdo con la constitución, y no por las fuerzas armadas.

Las declaraciones de Estrada, difundidas por la televisión, no mencionaron las versiones sobre la deserción de Reyes.

Se ignora cómo será recibido el pedido de Estrada para que le reanuden el juicio político.

El país está sumido en su peor crisis política en años, luego que el Senado, por 11 votos a 10, decidió mantener sellados los registros bancarios que, según fiscales, demostrarían la rampante corrupción del gobierno. Luego del voto del Senado, todos los fiscales que investigaban las acusaciones contra Estrada renunciaron en protesta por el dictamen.

El representante Joker Arroyo, uno de los congresistas de la fiscalía, dijo que las cuentas bancarias demostrarían que Estrada acumuló 3.300 millones de pesos (63,5 millones de dólares) sin declararlos, a base de sobornos recibidos bajo cuatro nombres falsos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores