Psicosis por enfermedad de la "vaca loca"

Aumentando el temor que existe por el mal que afecta al ganado de países europeos y que puede transmitirse a los seres humanos, asesores gubernamentales norteamericanos sugirieron que aquellas personas que hayan viajado a Francia, Portugal e Irlanda se abstengan de donar sangre cuando se les solicite.

19 de Enero de 2001 | 14:21 | AP
WASHINGTON.- Como precaución contra el mal de las "vacas locas", todas las personas que hayan vivido o viajado por Francia, Portugal o Irlanda por un total de 10 años desde 1980 no deberían donar sangre en Estados Unidos, recomendaron los asesores gubernamentales.

Los seres humanos pueden contraer la versión humana de esa dolencia al consumir carne vacuna infectada, aunque no hay pruebas de que puedan propagar la enfermedad mediante la transfusión de sangre. Empero, los asesores de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) como medida cautelar al extenderse la dolencia en Europa.

La FDA prohibió ya la donación de sangre a aquellas personas que pasaron por lo menos seis meses en Gran Bretaña entre 1980 y 1996. Ello se debe a que Gran Bretaña es el epicentro de la enfermedad. Miles de reses británicas fueron infectadas con la enfermedad a fines de la década de 1980s y a principios de la de 1990, y hasta ahora 91 británicos fueron diagnosticados con la versión humana del mal, que contrajeron al consumir carne infectada.

Queda por ver si la FDA aceptará la recomendación de los asesores, ya que legalmente no está obligada a hacerlo, pero lo hace en general. Nadie sabe cuántos norteamericanos quedarán afectados por la medida, aunque algunos cálculos sugieren que seguramente será menos del 1% de los donantes de sangre.

La enfermedad de las "vacas locas", llamada encefalopatía espongiforme bovina, EEB, no ha sido detectada entre el ganado vacuno estadounidense. Empero, entre la población norteamericana sí hubo casos de una dolencia similar llamada síndrome de Creutzfeldt-Jakob, aunque ésta no ha sido ligada al consumo de carne vacuna infectada, y las autoridades federales insisten que ningún norteamericano ha sido diagnosticado con una "nueva variante" del síndrome CJ, ligado a la carne vacuna infectada.

La EEB ha sido detectada en el ganado vacuno en gran parte de Europa occidental, así que sus detractores se preguntan por qué la FDA excluye solamente a los viajeros británicos y no a los de otros países a la hora de donar sangre. Por ejemplo, Canadá rechaza ahora la sangre de cualquier persona que haya pasado seis meses en Gran Bretaña o Francia y la Cruz Roja norteamericana recomendó ayer a la FDA que haga lo mismo en este país.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores