Ofensiva del Kremlin contra conexiones de Gussinsky

El caso judicial contra Vladimir Gussinsky sigue en curso con allanamientos a las oficinas de su grupo Media-Most buscando pruebas de desfalco al estado y la detención por secuestro de un prominente judío vinculado al magnate de prensa.

24 de Enero de 2001 | 12:06 | EFE
MOSCÚ.- El caso judicial contra Vladimir Gussinski se caldeó aún más hoy con "registros masivos" en las oficinas de su grupo Media-Most y la detención por secuestro de un prominente judío vinculado al magnate ruso de prensa.

Agentes de la Fiscalía General y del FSB, el Servicio Federal de Seguridad heredero del KGB, se presentaron súbitamente en la sede de Media-Most y procedieron a allanar el lugar.

Minutos antes, varios medios difundieron despachos urgentes sobre la detención anoche en San Petersburgo de Mijaíl Mirilashvili como sospechoso de secuestro.
Mirilashvili es presidente de Russkoye Video, canal de televisión de la antigua capital zarista que en su día compró Gusinski, quien está actualmente bajo arresto domiciliario en España.

Otra relación entre ambos deriva de la condición de Gussinski como presidente del Congreso Judío de Rusia, en el que Mirilashvili está integrado al ser fundador de la sección local de San Petersburgo.

En un tercer acontecimiento, un tribunal de Moscú aplazó hasta el próximo 13 de febrero la vista de la querella de Gussinski contra el fiscal general de Rusia, Vasili Kolmogórov, por hablar en una carta a la Duma o cámara de diputados de su "actividad criminal".

Pável Astájov, abogado del grupo independiente de prensa cuya supervivencia está en juego por el "caso Gussinski", denunció que los agentes registraron "todos los despachos", pese a que la orden sólo aludía a "puestos de trabajo de determinadas personas". Astájov dijo que el registro tenía el objetivo aparente de buscar documentos sobre un crédito del consorcio Gazprom a Media Most y sobre el valor de mercado del grupo de prensa.

Tanto el crédito como las acciones son cruciales en el acoso a Media Most y a Gusinski, cuya extradición ha solicitado Moscú por "estafa agravada" de 311 millones de dólares. Tras un largo litigio ante los tribunales, Media-Most acordó en diciembre con Gazprom saldar el crédito a cambio de un paquete de acciones y vender otro paquete a un inversionista extranjero.

Pero mientras Gussinski y los abogados de Media-Most aseguran que el acoso judicial es una "persecución política" del presidente ruso Vladímir Putin, la Fiscalía aceleró la presión judicial contra el magnate y su grupo en los últimos días.

Entre otras acciones se incluyó la detención de Antón Titov, el director financiero de Media-Most, acusado también de "estafa".

Gueralina Lubárskaya, abogada de Gussinski en su demanda de amparo por protección al honor contra Kolmogórov, pidió el aplazamiento de la vista porque el Instituto de la Lengua Rusa todavía no ha enviado su respuesta a una consulta clave que le hizo el juez.

La consulta requirió de los lingúistas que determinaran si la expresión "actividad criminal" era equivalente y significaba que el fiscal adjunto llamó "delincuente" a Gussinski.

Leonid Troshin, portavoz de la Fiscalía General, negó con toda rotundidad tras la detención de Mirilashvili que el caso tuviera que ver con el asunto de Gussinski, quien en junio pasado estuvo cuatro días en la cárcel acusado de estafa al comprar Russkoye Video.

Pero los familiares de Mirilashvili afirmaron que este caso "está ligado indirectamente" al acoso judicial contra Gussinski, cuyo plan de vender un 25 por ciento de acciones al empresario norteamericano Ted Turner fue aparentemente frenado por el Kremlin.

Troshin sólo dijo que la detención de Mirilashvili obedecía al hecho de ser "sospechoso de secuestro", delito tipificado en el artículo 126 del Código Penal, pero no facilitó más detalles.

Iván Sidurok, fiscal de San Petersburgo, amplió en una rueda de prensa que los cargos se referían al "secuestro de dos personas" sin identificar, pero la agencia Itar-Tass dijo que Mirilashivili "es conocido en círculos criminales" y "sospechoso en tres asesinatos".

El año pasado fue secuestrado y posteriormente liberado el padre de Mirilashvili, según fuentes próximas al caso. Yuri Novolovski, abogado del detenido, manifestó que su cliente "no se considera culpable" y achacó todo a "un malentendido" por las "calumnias" de quienes "quieren usar" a los servicios de seguridad.

Alexandr Osovtsov, vicepresidente del Congreso Judío ruso, dijo que "no tengo ninguna razón para hablar de actividades criminales de Mirilashvili", y en cambio encomió "su filantropía".

La detención de Mirilashvili, llegado ayer mismo de Tel Aviv, se produjo mientras el Presidente de Israel, Moshe Katzav, realiza una visita oficial a Rusia.

Katzav, quien se reunió ayer martes con el Presidente Vladímir Putin, dijo que "Rusia no está entre los Estados donde prolifera el antisemitismo".

Mirilashvili, ciudadano ruso e israelí igual que Gussinski, tenía previsto viajar con Katzav en su viaje de vuelta a su país, según versiones rusas que la embajada de Israel declinó comentar.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores