Asunto Falun Gong podría interferir relaciones bilaterales entre EE.UU. y China

"Beijing exige al Gobierno estadounidense que respete nuestra posición sobre Falun Gong y que deje de interferir en los asuntos internos de China si no quiere perjudicar nuestras relaciones", dijo el portavoz el ministerio chino de Asuntos Exteriores, Zhu Bangzao.

25 de Enero de 2001 | 11:11 | EFE
BEIJING.- El Gobierno chino advirtió hoy a la nueva Administración del Presidente estadounidense, George W. Bush, que cualquier condena de Washington a la política de Beijing respecto a la secta Falun Gong podría deteriorar las relaciones bilaterales.

"Beijing exige al Gobierno estadounidense que respete nuestra posición sobre Falun Gong y que deje de interferir en los asuntos internos de China si no quiere perjudicar nuestras relaciones", dijo el portavoz el ministerio chino de Asuntos Exteriores, Zhu Bangzao.

Zhu respondió con esta advertencia al secretario del Departamento de Estado estadounidense, Richard Boucher, quien el miércoles condenó la persecución de la que es objeto Falun Gong, y adelantó que iba a pedir a China el respeto a las libertades básicas y la excarcelación de los presos de conciencia.

"El Gobierno chino considera totalmente inaceptable la declaración del portavoz del Departamento de Estado", indicó Zhu en un comunicado, difundido por la agencia estatal Xinhua.

Richard Boucher, que también señaló que iba a pedir a China que reconozca la libertad de culto, hizo esas afirmaciones poco después de que el secretario de Estado, Colin Powell, se reuniera con el embajador chino, Li Zhao Xhing.

"Cualquier Gobierno con sentido de responsabilidad adoptaría una política similar con Falun Gong, ya que es un "culto diabólico" que supone una grave amenaza para la sociedad'', subrayó Zhu Bangzao.

Zhu agregó que al menos "1.700 meditadores de Falun Gong han muerto por practicar una doctrina insana que perturba la mente".

El asunto de Falun Gong volvió a ser motivo de una encendida polémica el pasado día 23, víspera del Año Nuevo Lunar China, cuando cinco seguidores del grupo neobudista se prendieron fuego en la plaza pequinesa de Tiananmen, lo que causó la muerte a una mujer y heridas a las otras cuatro personas.

Falun Gong (Rueda de la Vida) es un movimiento místico y pacifista que hasta hace dos años era tolerado por el Gobierno comunista, que hacía caso omiso de los cientos de miles de personas que practicaban sus ejercicios todos los días en los parques de toda China.

La situación cambió de forma inesperada en julio de 1999 cuando la Asamblea Nacional Popular (ANP) prohibió por decreto las actividades del grupo tras tacharlo de "secta diabólica" e inició una auténtica "caza de brujas" contra sus seguidores.

Según el Centro de Información de Derechos Humanos y Democracia, con sede en Hong Kong, al menos 98 meditadores de Falun Gong han muerto mientras se encontraban bajo custodia policial y cientos o miles han sido encerrados en manicomios y en campos de trabajos forzados.

El citado centro, presidido por Frank Lu, ex dirigente de Tiananmen (junio de 1989) afirma que unos 50.000 seguidores de Falun Gong han sido detenidos, purgados, expulsados del Partido Comunista Chino (PCCh) o han perdido sus puestos de trabajo por negarse a renunciar a sus creencias.

Falun Gong, doctrina que se basa en principios budistas y taoístas combinados con la meditación, está dirigido desde Estados Unidos por Li Hongzi, quien afirma ser una reencarnación de Buda.

El movimiento místico, considerado por Beijing la mayor amenaza para la supervivencia del PCCh, dice tener noventa millones de seguidores en el mundo y otros 60 millones en China, diez más que el propio Partido Comunista.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores