EE.UU.: Además de las W en los computadores, falta la vajilla del avión presidencial

El portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleisher, informó hoy que la nueva administración de George W. Bush decidió realizar un inventario de todas las malas pasadas y depredaciones constatadas a su llegada a la casa de gobierno.

25 de Enero de 2001 | 22:26 | AFP
WASHINGTON.- Tras el caso de las teclas W faltantes en los computadores de la Casa Blanca, la nueva administración de George W. Bush descubrió que también desapareció la vajilla del avión presidencial Air Force One, utilizado por Bill Clinton y su familia para retornar a Nueva York, se supo este jueves de representantes presidenciales.

El portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleisher, se negó a comentar la desaparición de la vajilla y los vasos, que llevaban grabados el sello presidencial.

"Prefiero no comentar ni describir todo lo que nos encontramos al llegar. Es también una forma de cambiarle el tono a Washington. Porque sería muy fácil discutir por todo esto y mostrarse crítico", afirmó Fleisher.

No obstante, la nueva administración republicana decidió realizar un inventario de todas las malas pasadas y depredaciones constatadas a su llegada a la Casa Blanca, anunció Fleisher.

Algunas de estas malas pasadas irritaron visiblemente a los recién llegados. Según los dirigentes republicanos, los miembros de la administración Clinton dejaron graffitis en los baños y material pornográfico en los cajones de los escritorios.

Además, se encontraron con que muchas cerraduras habían sido tapadas y algunos cables de teléfono habían sido cortados, en particular en el Old Executive Office Building, el imponente anexo a la Casa Blanca que alberga a la mayoría de los servicios presidenciales.

Fleisher descartó la posibilidad de que los cables telefónicos pudieran haber sido cortados durante el fin de semana por los obreros que repintaron las oficinas y cambiaron las moquettes.

"No creo que unos profesionales, cuya función es preparar la Casa Blanca para los nuevos ocupantes, cortasen los cables", afirmó.

Fleisher aseguró que no está en condiciones de evaluar a cuanto asciende el monto de los daños causados, pero descartó realizar denuncias penales contra los culpables.

"El Presidente considera que en ocasiones las transiciones son períodos de dificultad y de vivas emociones, y así tomamos las cosas (...). El Presidente Bush no vino a Washington a culpar a nadie, tenemos otro estilo de gobierno y otra forma de dirigir", aseguró Fleisher.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores