Barak se niega a ceder candidatura a Shimon Peres

Pese a que las encuestas señalan que está muy lejos de Ariel Sharon, quien hasta el momento encabeza los sondeos, el Primer Ministro israelí se niega a renunciar a su postulación a favor del ex premier judío.

27 de Enero de 2001 | 09:07 | EFE
JERUSALEN.- El dimitido Primer Ministro de Israel, Ehud Barak, tiene la posibilidad de ceder la candidatura laborista a Simón Peres hasta el próximo viernes, aunque se niega hacerlo pese a los sondeos que dan hasta 18 puntos de ventaja a su rival, el derechista Ariel Sharón.

Hasta este fin de semana, a diez días de las elecciones extraordinarias a primer ministro, no se habían cumplido todavía las promesas de Barak sobre que la brecha con Sharón se reduciría conforme se acerca el día de los comicios.

"Nada de lo que ha sucedido en las últimas tres semanas -la retirada formal de Peres como candidato, los errores de Sharón en la campaña, las negociaciones de paz en Taba, ni la publicidad por televisión- ha alterado ni lo más mínimo los sondeos", afirma el diario "Yediot Ajronot", en su edición de fin de semana.

Barak depende en estas elecciones de dos grandes colectivos -la comunidad árabe-israelí y los inmigrantes rusos-, que juntos representan más de un 30 por ciento de la población de este país, y un porcentaje aún mayor de votantes.

Pero mientras los primeros parece que han apostado en esta ocasión por el líder de la derecha, el halcón "Sharón", los segundos dejarán caer a Barak en represalia por los trece muertos de esa comunidad en los disturbios con la Policía a comienzos de octubre, poco después de que comenzara la segunda "intifada" palestina.

Es cierto que los sondeos muestran que la abstención entre los árabes-israelíes será menor de lo que al principio se creía, entre un 60 y un 65 por ciento, pero "el barco ha empezado a virar demasiado tarde", según palabras de un conocido periodista israelí. Tampoco es posible saber cuántos de ese 35 a 40 por ciento de árabes-israelíes que sí ejercerá su derecho a voto lo hará por el líder laborista.

De confirmarse los resultados de los sondeos, que han demostrado una estabilidad sorprendente durante las últimas cuatro semanas, la derrota de Barak sería la más humillante que haya sufrido un candidato a primer ministro en la historia de este país.

Pero ese argumento tampoco convence al primer ministro dimisionario de que deje la candidatura en manos de Peres, que en principio está en una posición mucho más competitiva frente a Sharón, con una paridad del 45 por ciento según el último sondeo que analizaba esa posibilidad, hace una semana.

Barak ha reiterado en varias ocasiones su determinación en llegar hasta el final, pese a que tiene de plazo para cambiar de opinión hasta el próximo viernes, día 2 de febrero.

Pero las encuestas ya no hacen siquiera referencia a la posibilidad de un cambio en el "campo de la paz" a última hora, y la alicaída campaña electoral entre dos candidatos mediocres ha dado lugar a que los Partidos Laborista y Likud empiecen a prepararse para el "día después".

Los observadores consideran que ante la fragmentación del Parlamento o "Knéset" en pequeños grupos, el posible vencedor en los comicios extraordinarios, Sharón, no tendrá espacio de maniobra, por lo que en el plazo máximo de 18 meses volverá a haber elecciones, esta vez generales. El de Sharón sería en ese sentido un gobierno de transición hasta que el ex primer ministro de derechas Benjamín Netanyahu pueda volver a encabezar el Likud.

También el Partido Laborista se prepara para la era post-Barak, y ninguno de sus dirigentes oculta que esperan del actual primer ministro lo mismo que hizo Netanyahu tras su derrota en 1999: anunciar su dimisión una hora después de los resultados. Las elecciones primarias que no llegaron a celebrarse antes de estas elecciones especiales, en las que Barak obtuvo la candidatura por aprobación del Comité Central laborista, ya están programadas para la primavera.

Mientras tanto, los aspirantes a la presidencia del Partido Laborista -el presidente del Parlamento, Abraham Burg, y el ministro de la Presidencia, Haim Ramón- ya han señalado al líder nacionalista que Barak no es el único socio disponible y que con ellos también hay posibilidad de un gobierno de unidad nacional.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores