No desvararán nave que causó desastre ecológico en las Galápagos

La marina ecuatoriana tenía esperanzas de sacar a la semisumergida "Jessica" y volverla a poner a flote. El barco cisterna encalló la semana pasada fuera del pequeño puerto de la isla San Cristóbal tras derramar la mayoría de sus 540.000 litros de combustible en las cristalinas aguas del archipiélago.

28 de Enero de 2001 | 17:44 | Reuters
GALAPAGOS.- Equipos que habían intentado mover la embarcación encallada que derramó petróleo cerca de las islas Galápagos, admitieron que sus esfuerzos fueron vanos y tendrán que dejar al barco donde está, dijo este domingo el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos.

La marina ecuatoriana tenía esperanzas de sacar a la semisumergida "Jessica" y volverla a poner a flote. El barco cisterna encalló la semana pasada fuera del pequeño puerto de la isla San Cristóbal tras derramar la mayoría de sus 540.000 litros de combustible en las cristalinas aguas del archipiélago.

Debido a que no tienen el equipamiento necesario y la embarcación está en malas condiciones, cualquier intento de sacarla de la llamada "Bahía del Naufragio" será en vano, dijo a Reuters el portavoz de los guardacostas estadounidenses Deejay Toll. "Ellos han dejado de intentar moverla. Sólo tienen que dejarla allí ahora, y dejar que las olas la rompan o romperla ellos mismos", dijo Toll, y agregó que su equipo debe regresar a Estados Unidos a inicios de la próxima semana.

"Prácticamente todo el petróleo ha sido eliminado ahora -sólo hay un fino brillo alrededor de la embarcación- por lo que ya no existe la urgencia ecológica de moverla" indicó. Los principales esfuerzos ahora están concentrado en capturar leones marinos y aves afectadas. Equipos del Parque Nacional de Galápagos usan redes y materiales de limpieza, buscando los animales más afectados. Pero tienen esperanzas de que el único ecosistema de la isla no sufra daños a largo plazo.

Sólo dos pelícanos han sido encontrados muertos hasta ahora. Otro 40 fueron hallados empapados en petróleo, así como varios leones marinos pequeños. La búsqueda debe continuar durante semanas.

Ambientalistas de todo el mundo que volaron a las Galápagos también detectaron un grupo de tortugas gigantes y pájaros bobos que necesitarán limpieza en centros especiales de rehabilitación. El director del Parque, Eliécer Cruz, predijo que el ecosistema se recuperará completamente en tres o cuatro años. El daño fue mínimo porque las corrientes marinas arrastraron lejos de las islas la mayoría del diesel y el combustible pesado. Gran parte de esas sustancias ya se ha evaporado.

El capitán del barco, Tarquino Arévalo, de 58 años, le dijo a Reuters que tenía la responsabilidad del derrame, pues se equivocó al intentar entrar en el puerto. Arévalo, quien se recupera de deshidratación por permanecer cuatro días a bordo del "Jessica" tras el accidente, debe trasladarse a la ciudad continental de Guayaquil el lunes, para enfrentar acusaciones de daño ambiental.

El podría ser condenado hasta cinco año de cárcel. Pero pescadores locales en las islas creen que el gobierno y la compañía dueña del "Jessica" son los que deben asumir la responsabilidad por el derrame, y no el capitán.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores