Bush se entrevistó con demócratas en retiro Pensilvania

La reunión, de unos 40 minutos y ordenada a modo de preguntas y respuestas, se celebró a puerta cerrada, pero el mandatario advirtió antes de entrar que tendría lugar en el todo moderado que pretende imponer para lograr un verdadero bipartidismo.

04 de Febrero de 2001 | 18:45 | EFE
FARMINGTON.- El presidente George W. Bush se entrevistó hoy con cerca de 150 legisladores demócratas en el retiro que celebran en Pensilvania, en un encuentro en el que defendió su agenda y los planes de recorte de impuestos que quiere consensuar.

En un nuevo intento de saltar las líneas que separan a los partidos, Bush ha acudido a la reunión demócrata, que se celebra en las montañas del suroeste de Pensilvania.

La reunión, de unos 40 minutos y ordenada a modo de preguntas y respuestas, se ha celebrado a puerta cerrada, pero el mandatario advirtió antes de entrar que tendría lugar en el todo moderado que pretende imponer para lograr un verdadero bipartidismo.

"Yo voy a hablar sobre llevar adelante un agenda", dijo el mandatario a los periodistas poco antes de dirigirse al encuentro con los demócratas, que han invitado al mandatario a la reunión.

La visita de Bush ha sido bienvenida por los demócratas que realizaban este fin de semana una especie de retiro para preparar sus agendas de trabajo, pero muchos dudan de las buenas intenciones de Bush.

Incluso, algunos de los asistentes a la reunión consideraban la visita de Bush como la llegada de un "invitado" a un encuentro de familia.

Bush va a mantener esta semana una serie de reuniones y comparecencias para apoyar su proyecto de recorte de impuestos, para el que también ha pedido el respaldo de los demócratas.

"Si él fuera serio en las conversaciones, ya habría respaldado las leyes de reforma electoral", ha declarado el representante demócrata por el estado de Washington, Jim McDermont.

McDermont es uno de los que piensan que los deseos de buena voluntad y bipartidismo de Gerge W. Bush no se corresponden con sus acciones.

Mientras que en el Senado el reparto de poder ha sido de alguna manera posible, en los comités de la Cámara de Representantes no y esa será una de las principales cuestiones que planteen los demócratas a Bush.

Bush ha sido invitado al encuentro, aunque según el presidente del grupo demócrata de la Cámara de Representantes, Martin Frost, quien ha organizado las sesiones, la invitación se formuló tras saber que los servicios secretos del presidente habían evaluado el lugar por si él decidía acudir.

"Entendemos que usted está interesado en venir. Por lo tanto, claro, venga", ha explicado Frost sobre el modo en que George W. Bush ha recibido la invitación.

Nada más tomar posesión de su cargo, el pasado 20 de enero, Bush comenzó a desarrollar una actividad que ya se ha denominado "abraza a un demócrata cada día", en referencia a los puentes que el mandatario intenta tender en todas las direcciones.

La visita a la reunión de Pensilvania también ha provocado algunos gestos de incomodidad entre los asistentes.

"Es como tener una reunión familiar y de repente tener un invitado inesperado", ha dicho el representante por Michigan Dale Kildee. "Pero aún así es un invitado" ha añadido.

Entre las cuestiones que Bush tiene interés en discutir con los demócratas figura también su plan para reducir las tasas. Un proyecto para recortar en 1,6 billones de dólares durante 10 años los impuestos que graban al trabajo de los estadounidenses.

Busg, según ha señalado este domingo su asesor económico, Lawrence Lindsay, está dispuesto a revisar su plan de reducción de impuestos, que contempla un recorte de 1,6 billones de dólares, pero no a aumentarlo.

Lindsay, el máximo asesor económico de la Casa Blanca, confirmó en el programa "Fox News Sunday" que Bush enviará esta semana su proyecto al congreso, que contempla un plan de reducción de impuestos para 10 años.

Algunos destacados republicanos habían pedido a George Bush que aumentara la cuantía en su plan de recorte de impuestos, ya que las previsiones presupuestarias de ahorro lo permiten.

Según Lindsay, Bush no ha accedido a aumentar la cuantía, pero está "absolutamente" de acuerdo en que el proyecto de tasas se revise en el Congreso para extender sus beneficios.

"Las circunstancias económicas han cambiado -dijo Lindsay en el programa de la cadena Fox-, los miembros del Congreso que se han entrevistado esta semana con el presidente lo dicen y quieren ver un adelanto en el recorte de tasas. Lo mismo desea el presidente".

En opinión de Lawrence Lindsay, lo que el gobierno debe hacer es acelerar la entrada en vigor de esta medida, con el fin de "poner más dinero en las pagas de los trabajadores este año".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores