Aristide asumió nuevamente como Presidente de Haití

Cuestionado por la comunidad internacional y por los propios partidos políticos haitianos, Jean Bertrand Aristide prestó juramento, por segunda vez, como Presidente del país, prometiendo introducir cambios estructurales para lograr que la devastada economía nacional logre algún repunte.

07 de Febrero de 2001 | 12:28 | AP
PUERTO PRINCIPE.- Jean-Bertrand Aristide asumió este miércoles por segunda vez la presidencia de Haití, con la promesa de introducir cambios en un país devastado por la pobreza y dividido por las alianzas políticas.

Aristide, ex sacerdote católico, juró con la mano sobre la Biblia, en una ceremonia en el Congreso. Cientos de partidarios atestaron las calles en torno del palacio legislativo.

"Plantamos la semilla, es hora de cosechar lo sembrado. Queremos asegurarnos que todo lo que hicimos por Aristide rinda frutos", dijo Michel Frizner, un obrero de la construcción. El regreso de Aristide al poder fue festejado por la mayoría de los haitianos pobres, pero no por la comunidad internacional, que duda de la imparcialidad de los comicios de mayo. Los escasos asistentes extranjeros a la ceremonia no eran gobernantes, sino representantes diplomáticos.

Los partidos opositores, que también cuestionan el regreso de Aristide, han calificado esos comicios de fraudulentos y exigido la formación de un gobierno alternativo para convocar a nuevas elecciones. El Partido Familia Lavalas de Aristide obtuvo más del 80 por ciento de las bancas parlamentarias y puestos locales.

La Organización de Estados Americanos (OEA) dijo que 10 de las bancas del Senado ganadas por candidatos de Aristide debieron ir a una segunda vuelta.

Aristide, de 47 años, se convirtió en el primer Presidente democráticamente electo de Haití al ganar las elecciones de 1990 por abrumadora mayoría. El ejército lo derrocó en 1991 y Estados Unidos lo colocó nuevamente en el poder tres años después.

Inhabilitado por la Constitución para un segundo período consecutivo, Aristide ejerció por unos meses, renunció en 1996 y entregó el poder a René Preval.

El Presidente enfrenta el triple desafío de cumplir sus promesas electorales para mantener el apoyo de la mayoría pobre, enmendar las relaciones con la comunidad internacional con el fin de obtener ayuda para el país más pobre del hemisferio occidental y encontrar una salida negociada al impasse con la oposición.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores