Pastrana y Marulanda ya se encuentran negociando

Ambos personeros se dieron un abrazo a las 09.46 (14.46 GMT), antes de empezar la cita en Los Pozos, en la zona rural de San Vicente del Caguán (700 km al sur de Bogotá), el principal de los cinco municipios de la zona desmilitarizada de 42.000 km2 de las selvas del sur del país.

08 de Febrero de 2001 | 13:23 | AFP
LOS POZOS, Colombia.- El Presidente de Colombia, Andrés Pastrana, y el jefe de la guerrilla marxista de las FARC, Manuel Marulanda, iniciaron este jueves un histórico encuentro en el caserío de Los Pozos, en el área de distensión del sur del país, para tratar de desbloquear el plan de paz, constató un periodista de la AFP.

Pastrana y Marulanda se dieron un abrazo a las 09.46 (14.46 GMT), antes de empezar la cita en Los Pozos, en la zona rural de San Vicente del Caguán (700 km al sur de Bogotá), el principal de los cinco municipios de la zona desmilitarizada de 42.000 km2 de las selvas del sur del país.

El jefe de Estado y el septuagenario jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciaron la reunión bajo una intensa lluvia, que atenuó el calor tropical imperante en la región y retrasó la llegada del helicóptero que transportó a Pastrana desde la sede del antiguo batallón Cazadores, en las afueras de San Vicente, hasta Los Pozos.

Pastrana y Marulanda se habían reunido en julio de 1998 y en mayo de 1999. La primera cita se celebró en un campamento guerrillero y la segunda en la zona de distensión. El Mandatario, que había llegado a primera hora del jueves a San Vicente del Caguán, procedente de Bogotá, a bordo de un avión Fokker de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), lucía una camisa azul y pantalón oscuro y estaba sonriente al momento de saludar a Marulanda.

Unos 60 miembros del equipo de la seguridad presidencial, que llegaron el miércoles al área del despeje, le rendieron los honores militares al Mandatario a su arribo a la región. Esos policías y detectives lo custodiaban en Los Pozos, donde persistía la lluvia.

Decenas de guerrilleros armados con fusiles AK-47 y vestidos de verde oliva y varios comandantes de las FARC flanquearon al septuagenario Marulanda a su llegada a Los Pozos, procedente de un campamento cercano. El legendario jefe rebelde lucía su traje militar, una pistola, una gorra, un machete al cinto y una toalla amarilla en el hombro, y se protegía de la lluvia con un plástico verde.

Antes de recibir al Mandatario, Marulanda dijo en una breve declaración a los periodistas que "necesitamos la paz para todo el mundo" y que "la esperanza es lo último que se pierde y vamos a ver a qué conclusiones llegamos".

Pastrana, Marulanda y varios delegados del Gobierno y las FARC ingresaron a un kiosko de la villa Nueva Colombia, la edificación construida especialmente en Los Pozos para llevar a cabo los diálogos de pacificación. El alto comisionado para la paz, Camilo Gómez, quien se entrevistó el miércoles con Marulanda y otros jefes rebeldes, puso al corriente a Pastrana de los preparativos de la cita, en un encuentro que sostuvieron a primera hora en el Cazadores, donde se han establecido las oficinas de los funcionarios gubernamentales que dialogan por la paz con la guerrilla.

Las FARC -el mayor ejército guerrillero del país, con unos 16.490 combatientes- suspendieron unilateralmente el diálogo de paz el pasado 14 de noviembre, alegando que el Gobierno de Pastrana no combate de manera eficaz a los paramilitares de ultraderecha.

Según fuentes oficiales, Pastrana propondrá este jueves a Marulanda destrabar las conversaciones, avanzar en acuerdos que permitan disminuir el conflicto, como el del cese al fuego y las hostilidades, y definir medidas que sirvan para recuperar la confianza de la opinión pública en el proceso, abierto formalmente el 7 de enero de 1999, entre otros asuntos.

Los negociadores de paz de las partes se disponían a discutir en noviembre los temas del cese al fuego y las hostilidades y el nuevo modelo de desarrollo económico, cuando las FARC congelaron unilateralmente el diálogo.

Marulanda anunció que propondrá a Pastrana la discusión del estado del proceso de paz, la firma de un acuerdo de intercambio humanitario de policías y soldados por guerrilleros enfermos, el establecimiento de una comisión con participación de las FARC para evaluar la lucha estatal contra el paramilitarismo y la aplicación del Plan Colombia de lucha antidrogas, financiado parcialmente por Estados Unidos.

Las FARC se oponen a la aplicación del Plan Colombia, alegando que supone una intervención militar directa de Washington en el paí andino y que agravará el conflicto guerrillero.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores