Nace en Italia nuevo partido de Giulio Andreotti

Se trata de Democracia Europea, cuyo objetivo es abrir una tercera vía entre la gobernante coalición de centroizquierda del Olivo y el opositor centroderecha que dirige Silvio Berlusconi.

10 de Febrero de 2001 | 14:05 | EFE
ROMA.- Un nuevo partido demócrata cristiano nació hoy en Italia con el nombre de Democracia Europea (DE) y el aval del incombustible ex Presidente del gobierno Giulio Andreotti.

Andreotti abandonó recientemente su militancia sin carnet en el Partido Popular (PPI), heredero de la todopoderosa Democracia Cristiana, borrada del mapa político por el terremoto anticorrupción de Tangentópoli que sacudió Italia a comienzos de los años 90.

Democracia Europea surge bajo el liderazgo del ex sindicalista Sergio D'Antoni, pero con el patrocinio y protección del senador Andreotti, resucitado para la política tras ser absuelto de la acusación de asociación mafiosa que le pesó como una losa durante los últimos años.

El objetivo de esta nueva formación es abrir una tercera vía, entre la gobernante coalición de centroizquierda del Olivo y el opositor centroderecha que dirige Silvio Berlusconi.

Una posición intermedia que en el congreso constituyente, celebrado hoy en Roma, se ha visto obligado a refrendar el nuevo secretario general, Sergio D'Antoni, tras sus equívocas manifestaciones de los últimos días en las que daba la impresión de decantarse por Berlusconi.

"Nuestra línea es clara -dijo el ex sindicalista-, somos alternativos a los dos alineamientos políticos actuales y no ha habido ningún acercamiento puntual, sino una frase extrapolada de un largo razonamiento político".

Pero más allá de D'Antoni la estrella del congreso fue Giulio Andreotti y, en un segundo plano, su compañero directo de viaje, el hasta hace una semana ministro de Universidades del gabinete Amato, Ortensio Zecchino, que será el presidente de Democracia Europea.

La esperanza de este proyecto político, que ve la luz en vísperas de las elecciones generales que se celebrarán en Italia en primavera, es ser el eje de la verdadera resurrección democristiana.

Y quién mejor puede encarnar tal aspiración que quien fuera siete veces presidente del gobierno y una veintena ministro, que fue aclamado por los 2.500 compromisarios a los gritos de "Giulio, Giulio".

Precedido por la significativa canción de Adriano Celentano "Soy un hombre libre", Andreotti defendió el sistema de elección proporcional porque defiende, a su juicio, el pluralismo de ideas y mayor participación.

Sus críticas, por tanto, se centraron en el bipolarismo, al que se refirió como "duopolio de dos grandes hermanos que esconde, aunque no se quiera, la tentación del monopolio".

"La política -dijo- no debe ser un cuadrilátero sobre el cual dos púgiles se estudian para golpear en el momento que consideran justo para tirar al otro a la lona".

A esta metáfora boxística trató de vincular la "peligrosa disminución de la participación electoral" Giulio Andreotti desde una posición de analista que no puede esconder, sin embargo, su estigma de arquetipo del poder por excelencia en la Italia de postguerra.

Con Democracia Europea, la diáspora democristiana da un paso más en Italia, desperdigada en diversas formaciones repartidas a derecha e izquierda del espectro político.

El principal referente de la vieja DC sigue siendo el PPI liderado ahora por Pierluigi Castagnetti, que considera el cambio de partido de Andreotti "un error mortal".

En el Polo de Berlusconi se alinean el Centro Cristiano Demócrata (CCD) de Pierferdinando Casini y los Cristianos Democráticos Unidos (CDU) de Rocco Buttiglione.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores