Papa condena lo efímero, el culto a lo bello y el éxito fácil

El papa Juan Pablo II condenó hoy "la cultura de lo efímero, el culto a la belleza, la sexualidad irresponsable, el éxito fácil y la carrera rápida", y advirtió a los jóvenes que ese no es el camino, sino el sendero que precipita a la muerte.

15 de Febrero de 2001 | 20:46 | EFE
CIUDAD DEL VATICANO.- Estas manifestaciones las plasmó en su mensaje para la XVI Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará el próximo 8 de abril, domingo de Ramos, nueve meses después de las jornadas jubilares que reunieron en Roma a más de dos millones de muchachos, en la mayor concentración de jóvenes de la historia de Occidente.

"Queridos jóvenes, no os parezca extraño si al inicio del nuevo milenio el Papa os indica una vez más a la cruz como camino de vida y de auténtica felicidad. La Iglesia siempre cree y confiesa que sólo en la cruz hay salvación", afirmó el anciano Pontífice en su mensaje, hecho público hoy por el Vaticano.

Tras recordar que durante las jornadas jubilares pidió a los jóvenes que lleven por el mundo el Evangelio, Juan Pablo II denunció los males de la vida moderna que les acechan, a los que denominó "cultura de lo efímero".

"La difundida cultura de lo efímero, que otorga valor a lo que gusta y aparece como bello, pretende hacer creer que para ser felices hay que dejar a un lado la Cruz. Vienen presentados como ideales el éxito fácil, la carrera rápida, la sexualidad irresponsable y una existencia centrada en uno mismo, muchas veces sin respetar a los demás", escribió el Pontífice.

El Obispo de Roma animó a los jóvenes a tener "bien abiertos los ojos" y les advirtió de que la cultura de lo efímero no es el camino de la vida, sino "el sendero que precipita a la muerte".

Agregó que Cristo puso ante los hombres la "vía de la vida", pero que por desgracia ésta se ve constantemente amenazada por la "vía de la muerte", como definió al pecado, del que dijo origina divisiones y amenaza a toda la sociedad "La vía de la vida es el camino de salvación en medio de una sociedad fragmentada, confundida y contradictoria. Es la vía que no teme las derrotas, las dificultades, la marginación y la soledad. Es la vía de la paz y de la alegría profunda del corazón", aseguró.

Por todo ello, el Papa animó a los jóvenes a no tener miedo y a caminar por el camino que Dios recorrió antes.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores