Posible gobierno de unidad en Israel en medio de violencia

En medio de la ola de violencia que sacude la zona desde el pasado septiembre y que se agudizara luego de la elección de Sharon como Premier, este viernes se se prodijo un nuevo acercamiento entre Ehud Barak y el líder del Likud para la formación de un gobierno de unidad nacional.

16 de Febrero de 2001 | 19:01 | AFP
JERUSALEN.- El Primer Ministro electo israelí, Ariel Sharon, casi tenía ganada este viernes su apuesta de formar un Gobierno de unión nacional con el laborista y actual jefe del Ejecutivo, Ehud Barak, mientras recrudecía la violencia en los territorios palestinos y en la frontera libanesa.

"Un soldado (israelí) murió y dos (resultaron) levemente heridos cuando un misil anti-tanque disparado desde Líbano alcanzó un vehículo israelí (que) circulaba en un convoy", indicó una fuente militar en Jerusalén, que responsabilizó a las autoridades sirias y libanesas por ese incidente.

Por la noche, dos palestinos murieron y 20 resultaron heridos en bombardeos israelíes cerca de la ciudad de Hebrón (sur de Cisjordania), informaron responsables de la seguridad árabe.

Más temprano, unos veinte palestinos resultaron heridos en choques con soldados israelíes en Cisjordania y en la Franja de Gaza en otro "día de la ira".

Estos enfrentamientos son habituales los días viernes desde el inicio, el 28 de septiembre, de la Intifada que hasta ahora ha dejado 414 muertos, entre ellos una inmesa mayoría de palestinos.

A nivel político, Sharon y el Primer Ministro saliente Ehud Barak acordaron en la noche del jueves en Tel Aviv las bases de un gobierno de unión nacional, aunque todavía tienen que superar discrepancias menores sobre la formulación del programa conjunto y la distribución de los ministerios.

En aquella reunión, ambos personeros acordaron que el Ministerio de Defensa y la Cancillería serían otorgados a los laboristas, en un principio a Barak y Shimon Peres respectivamente, y que cada partido dispondría de siete ministros, sin contar el cargo de jefe de Gobierno.

Consultado por la AFP, un portavoz de Sharon, Raanan Gissin, afirmó que las cuestiones en suspenso, como la entrada en el Gobierno de otras formaciones, religiosas o de derecha, "tendrían que ser solucionadas antes de la semana próxima".

Los laboristas y el Likud comparten ahora una visión muy pesimista del proceso de paz con los palestinos, al considerar únicamente la posibilidad de "un acuerdo interino a largo plazo" y ya no una solución definitiva.

"Los palestinos crearon una situación política compleja al optar por la violencia y la violación de los acuerdos", declaró Barak este viernes.

Otro cambio notable respecto al Gobierno saliente de Barak: el gabinete de unión nacional excluye negociar con los palestinos sin un cese previo de la violencia.

Los enfrentamientos se produjeron tras el atentado del miércoles en el sur de Tel Aviv que dejó ocho muertos, entre ellos siete soldados israelíes, arrollados deliberadamente por un autobús conducido por un palestino de Gaza, Alaa Jalil Abu Olba, un padre de familia de 35 años.

"Israel está en guerra y se trata de un gabinete de guerra", declaró a la AFP Gerald Steinberg, profesor de Ciencia Políticas en la universidad Bar Ilan, cerca de Tel Aviv, en alusión a la Intifada.

La presencia de laboristas en el Gobierno "constituye una base para una acción militar que se beneficia de un amplio apoyo político en Israel", agregó Steinberg.

Los dirigentes palestinos no disimularon sus preocupaciones.

Un Gobierno de este tipo "cierra la puerta" a cualquier posibilidad de reactivar el proceso de paz, declaró a la AFP el ministro palestino de Información, Yasser Abed Rabbo.

Desde su punto de vista, la búsqueda por este Gobierno de un acuerdo interino en lugar de una solución definitiva "va a congelarlo todo y detener el proceso político, así como anular todo lo convenido en Taba (en enero) o en Camp David (julio del 2000)", en alusión a las negociaciones israelo-palestinas que se celebraron respetivamente en Egipto y en Estados Unidos.

Ahmad Hellis, secretario general en la Franja de Gaza del Fatah, el movimiento del Presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, declaró a la AFP que los palestinos consideran que "este Gobierno es un Gobierno de guerra, porque reúne a los extremistas de ambos lados del mundo político israelí".

Hellis aludía a Sharon, odiado por todo el mundo árabe desde que encabezó en 1982 la campaña israelí del Líbano, así como a Barak, que al frente del ministerio de Defensa israelí seguirá siendo responsable de la represión de la Intifada.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores