Irak condena "la agresión criminal" por bombardeo de EE.UU. y Gran Bretaña

El presidente iraquí Saddam Hussein encabezó una reunión de urgencia del Consejo del Mando de la Revolución de Irak comprometiéndose a no inclinarse "ante la criminal agresión norteamericana contra Irak", según un comunicado publicado después de la sesión.

17 de Febrero de 2001 | 08:52 | AFP
BAGDAD.- Aviones estadounidenses y británicos bombardearon el viernes objetivos alrededor de Bagdad causando la muerte de una mujer y heridas a 11 civiles en ataques denunciados como "criminales" por Irak, pero caracterizados como de misión de "rutina" por la Casa Blanca.

Este primer bombardeo efectuado en los suburbios de Bagdad en más de dos años suscitó ira en Irak, que prometió continuar luchando contra Estados Unidos.

El presidente iraquí Saddam Hussein encabezó una reunión de urgencia del Consejo del Mando de la Revolución de Irak comprometiéndose a no inclinarse "ante la criminal agresión norteamericana contra Irak", según un comunicado publicado después de la sesión.

"La agresión no forzará a Irak a ceder en sus derechos", agregó la declaración, que culpó de estos ataques al "complot sionista norteamericano".

"Irak continuará combatiendo (a estos enemigos) por tierra, mar o aire. Irak terminará venciendo", prosiguió la declaración.

La dirección iraquí también culpó por el ataque sufrido a Kuwait y Arabia Saudita, estimando que ofrecen facilidades a los aviones enemigos, calificándolos de "cómplices del crimen".

Los ataques, los primeros desde la llegada a la Casa Blanca de la administración republicana en enero se produjeron justo antes del décimo aniversario de la liberación de Kuwait, el 26 de febrero de 1991, tras siete meses de ocupación iraquí, por una coalición internacional encabezada por Estados Unidos.

Bush, que en el momento de los ataques se hallaba en México, advirtió a Saddam Hussein que seguirá haciendo respetar la zona de exclusión aérea en Irak y que actuará en consecuencia si Bagdad reanuda la fabricación de armas de destrucción masiva.

Washington y Londres afirmaron que sus aviones atacaron cinco puestos de comandancia y radares al norte del paralelo 33, situados entre 9 y 30 km de Bagdad, y justificó la operación por el aumento de la frecuencia de las operaciones iraquíes de defensa antiaérea.

"Las operaciones militares fueron ordenadas porque la frecuencia y la sofisticación de la defensa antiaérea iraquí aumentaron", señaló en conferencia de prensa el general Gregory Newbold, jefe de operaciones del estado mayor conjunto norteamericano.

El operativo militar duró dos horas y veinte minutos y los aviones (F-15, F-16 y F-18) regresaron sin problemas a sus bases, precisó el general Newbold.

Incidentes casi diarios enfrentan a Irak con los cazas estadounidenses y británicos que vigilan las dos zonas de exclusión aérea, impuestas por Washington y Londres después de la Guerra del Golfo de 1991, en el norte y en el sur del país.

Bagdad no reconoce estas zonas, que no cuentan con el visto bueno de la ONU. Los últimos ataques masivos de Estados Unidos y Gran Bretaña contra Bagdad se produjeron en diciembre de 1998, tras la negativa iraquí de permitir la entrada de los inspectores de la ONU en un recinto sospechoso.

Rusia fue uno de los primeros países en reaccionar tras los ataques. "Lo que los militares estadounidenses están haciendo al asumir el nuevo gobierno norteamericano es desafiar la seguridad internacional y a la comunidad internacional en su conjunto", afirmó un alto responsable del ministerio ruso de Defensa, el general Leonid Ivachov.

Por su parte, el ministerio francés de Relaciones Exteriores indicó que Francia no fue "ni informada ni consultada sobre esta o estas incursiones" y aseguró que esperaba explicaciones estadounidenses.

Los ataques británico-estadounidenses son "comprensibles", declaró en Varsovia Jerzy Marek Nowakowski, asesor político del primer ministro polaco, mientras que Canadá indicó que apoyaba "completamente" la acción militar.

Algunos expertos políticos cuestionaron la oportunidad militar de estos ataques, pues sin duda tendrán consecuencias en la visita ya planeada para la próxima semana del secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, a Medio Oriente.

Para el experto en cuestiones iraquíes Anthony Cordesman, "no había propósito alguno en enviar un tipo de dramático mensaje estratégico", pues la acción de Washington "crea todo tipo de ansiedad entre nuestros aliados".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores