Bush pidió reducir impuestos y aumentar gastos sociales

Ante una sesión conjunta del Congreso, el Presidente estadounidense intentó persuadir a la población y a los legisladores que la economía ha generado los suficientes ingresos para recortar la carga impositiva y disminuir la deuda, sin sacrificar la atención al sector social.

27 de Febrero de 2001 | 21:15 | AP
WASHINGTON.- El Presidente George W. Bush pidió hoy el respaldo de los estadounidense a su propuesta de recortes de impuestos y prometió destinar mayores recursos a iniciativas sociales, disminuir la deuda pública y crear un "fondo de contingencia" de un billón de dólares para enfrentar las necesidades presupuestarias.

"Estoy esperanzado en que me acompañen y apoyen con firmeza lo que pide el pueblo", declaró Bush ante una sesión conjunta del Congreso.

En la primera prueba de fuego a su capacidad de mandato, Bush intenta persuadir a la población y a los legisladores que la economía ha generado los suficientes ingresos para recortar la carga de impuestos y disminuir la deuda, sin sacrificar la atención a la educación, la salud y otras iniciativas sociales.

Bush sostiene que el superávit fiscal sirve de pilar a su propuesta de reducir la carga impositiva durante la próxima década.

Los recortes de impuestos propuestos por Bush ascienden 1,6 billones de dólares, en cada uno de los niveles de ingreso. También busca una reducción de la deuda de 2 billones, aumentar los fondos para la educación, el medio ambiente y otros programas y mejorar la cobertura de los programas de Seguridad Social y Medicare para ancianos.

"Si suena como demasiado bueno para que sea cierto, entonces lo es", dijo el representante Dick Gephardt, el líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja. "Debemos ser más escépticos, más cautelosos a la hora de sopesar esta reducción de impuestos".

Los demócratas han propuesto, en cambio, impuestos más específicos, por el orden de un billón de dólares en los próximos 10 años.

Esta ha sido la primera oportunidad de Bush para promover su agenda ante un foro amplio.

Tras su escueto y temático discurso de toma de posesión el 20 de enero, a Bush le ha costado difundir sus políticas ante una serie de hechos alternos como la polémica generada por los perdones concedidos por su antecesor Bill Clinton, el escándalo de espionaje en el que se vio involucrado un agente del FBI y las incursiones aéreas contra Irak.

"El impacto de un presupuesto se sustenta en los dólares, pero se mide en el nivel de vida", manifestó Bush, prometiendo dinero suficiente para "escuelas con excelencia, salud de primera, una pensión segura, un mejor medio ambiente y una defensa más robusta".

Como acostumbran los nuevos mandatarios en su primer año de gestión, Bush ha sustituido el tradicional discurso sobre el Estado de la Nación y en lugar de ello compareció esta noche ante una sesión conjunta del Congreso para describir su presupuesto de 1,9 billones de dólares para el año fiscal de 2002, que comienza el primero de octubre.

El presupuesto incluye la primera fase del recorte impositivo propuesto por Bush. Pero el jefe de la bancada republicana en el Senado, Trent Lott, reiteró su conocida advertencia de que el Presidente deberá hacer un gran esfuerzo para que el Congreso apruebe su paquete.

"El Presidente debe participar estrechamente" en el impulso a su plan, dijo Lott a la prensa. "Estoy seguro de que lo hará".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores