Obispo emérito de Chiapas defiende sublevación

"Chiapas no es el centro del universo sino que es un lugar que afortunadamente tuvo acontecimientos que se entrelazan con un evento de nivel continental, que es la emergencia en el continente del indígena como toma de conciencia de ser sujeto de la historia", dijo el obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, monseñor Samuel Ruiz.

04 de Marzo de 2001 | 11:00 | AP
SAN JUAN,- "La insurgencia indigenista en Chiapas responde a una toma de conciencia de las culturas americanas antiguas en todo el continente", afirmó aquí el obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, en ese estado mexicano, monseñor Samuel Ruiz.

Señaló, empero, que el levantamiento zapatista tiene la particularidad de que no aspira al poder sino que intenta propiciar la participación activa de la sociedad civil en los procesos políticos.

"Chiapas no es el centro del universo sino que es un lugar que afortunadamente tuvo acontecimientos que se entrelazan con un evento de nivel continental, que es la emergencia en el continente del indígena como toma de conciencia de ser sujeto de la historia", dijo el prelado.

Esa situación, sostuvo, se hace evidente en Estados Unidos, donde inmigrantes de otras regiones, como son los europeos, aparentan haberse insertado plenamente a la cultura norteamericana, mientras que los latinos se mantienen arraigados a su identidad cultural.

"Hay una persistencia en su identidad y perderán a veces la práctica, la corrección en su lengua, pero no la identidad cultural", comentó.
El obispo opinó que esa realidad no ocurre de forma aislada sino que "es un fenómeno inserto en la herencia de lo indígena".

"En todo el continente emerge el indígena después de 500 años de opresión. Los indígenas han desaparecido, ha habido una agresión muy fuerte a sus culturas y no obstante emergen después de 500 años con una toma de conciencia de su identidad, de su dignidad", dijo.

De acuerdo al religioso, ese emerger se está produciendo en todo el continente americano y con el tiempo propiciará la transformación de la sociedad a la que aspiran los zapatistas. "La presencia del indígena se ve que es un factor determinante en la construcción de una sociedad nueva, en ese contexto ponemos a Chiapas", sostuvo.

Entre las particularidades que tiene el alzamiento de Chiapas, Ruiz destacó además el poco tiempo que duró el enfrentamiento armado."No hay 35 ó 40 años de guerra como en Guatemala u once años como en República de El Salvador sino once días de guerra activa, solamente", dijo.

Resaltó que la lucha zapatista surgió por un momento de imposibilidad de continuar subsistiendo para decir "ya basta", pero invitando a la sociedad civil para una participación cívico-política para la transformación de la sociedad".

"El factor y actor de cambio es la sociedad civil", aseveró.Monseñor Ruiz vino a Puerto Rico para unirse a una jornada de conmemoración del asesinato del obispo Oscar Arnulfo Romero, ocurrido en El Salvador el 24 de marzo de 1980.

El religioso fue propuesto en dos ocasiones para el Premio Nobel de la Paz, por su mediación entre el gobierno mexicano y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, desde su levantamiento armado, en 1994.

Su llegada a Puerto Rico coincide con la marcha de los rebeldes zapatistas hasta ciudad de México, donde esperan que el Congreso apruebe una ley sobre derechos indígenas, a mediados de marzo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores