Suizos rechazan abrumadoramente intregrarse a Unión Europea

En un referéndum nacional, un sorprendente 77% de los votantes votó contra la propuesta "Sí a Europa", mediante la cual el gobierno habría tenido que iniciar conversaciones para unirse con el bloque económico y comercial.

04 de Marzo de 2001 | 18:35 | AP
GINEBRA.- Los votantes suizos rechazaron este domingo por abrumadora mayoría la propuesta de conversaciones para una integración inmediata con la Unión Europea, con lo que pusieron de manifiesto el tenaz deseo de independencia de esta nación del centro de Europa.

En un referéndum nacional, un sorprendente 77% de los votantes votó contra la propuesta "Sí a Europa", mediante la cual el gobierno habría tenido que iniciar conversaciones para unirse con el bloque económico y comercial.

La campaña gubernamental había sido contraria a la propuesta, presentada por una coalición de izquierda y grupos juveniles en 1996, ya que señalaba que era políticamente prematura. "Estamos muy complacidos con el resultado", dijo el Presidente suizo Moritz Leuenberger. "Es una respuesta política unida de toda la nación", agregó.

En algunos estados de habla alemana, tradicionalmente los más escépticos ante la UE, un 85% de la población votó en contra. Incluso en las zonas de habla francesa como Ginebra, que por lo general son más pro-europeas, la mayoría se manifestó en contra.

Aunque el gabinete, de siete miembros, ha declarado en repetidas ocasiones que desea que Suiza se una a la UE, sostiene que la opinión pública no debe permitirlo hasta por lo menos el 2010. E incluso tal meta puede ser demasiado ambiciosa dado el resultado del referéndum de hoy.

En Bruselas, un vocero de la Comisión Ejecutiva de la UE dio otro enfoque a la manifestación de la voluntad popular suiza.

"Los suizos no dijeron 'no' a Europa, decidieron responder la pregunta después", dijo el vocero Luc Veron, quien agregó que "obviamente esta es una decisión que la Comisión Europea respeta".

Sin embargo, existe el peligro de que la Unión Europea simplemente pierda la paciencia con la pequeña nación alpina, ahora que trata de cimentar su propia unión económica y trata con aspirantes de Europa oriental y el Mediterráneo, más dispuestos a unírsele.

A pesar de estar rodeados de países de la Unión Europea, los seis millones de suizos son ferozmente independientes y se sienten orgullosos de su soberanía. Suiza ni siquiera es miembro de la Organización de Naciones Unidas por una aguda desconfianza de la interferencia exterior. Los planes del gobierno de unirse a un plan comercial europeo, bastante flexible, fueron descartados en un referéndum realizado en 1992.

Desde el punto de vista económico, Suiza está prosperando: el año pasado registró un superávit presupuestario sin precedente de 2.600 millones de dólares, y la confianza de los consumidores fue la más alta en 12 años. La inflación y el desempleo sólo fueron de un 2%, y las empresas extranjeras llegan en grandes cantidades para establecer sus sedes aquí.

Por su parte, las empresas y bancos suizos, que eran entusiastas defensores de la integración a la UE, ahora dicen que los acuerdos bilaterales de libre comercio logrados con la UE en 1999, en áreas como transporte, trabajo y agricultura, deberán dar a la industria suiza el acceso que necesita en los mercados más importantes.

Los bancos temen cada vez más las presiones europeas para que Suiza abandone el secreto bancario como parte de las medidas continentales para terminar con la evasión fiscal, y resienten las acusaciones de que la nación es un paraíso para el lavado de dinero.

Pero la publicación pro-europea dimanche.ch criticó hoy la búsqueda de ganancias económicas a corto plazo y la falta de preocupación por el bienestar europeo. Señaló que tal posición está quitando a Suiza sus principios morales y su espíritu.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores