Paramiltares colombianos dispuestos a todo para evitar enclaves rebeldes

En una misiva diriga al Presidente Andrés Pastrana, los paramilitares de derecha que operan en el país, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), advirtieron que están dispuesto a todo para evitar que el gobierno ceda una zona del territorio en el norte del país para iniciar conversaciones de paz con la guerrilla del ELN.

05 de Marzo de 2001 | 12:08 | Reuters
BOGOTA.- Los grupos paramilitares de derecha de Colombia, AUC, acusados de cometer la mayoría de violaciones a los derechos humanos en el conflicto que azota al país, se declararon en "estado de alerta" y dispuestos a "morir o vencer" para evitar la creación de un nuevo enclave rebelde.

La advertencia de los paramilitares es un nuevo obstáculo para el Presidente Andrés Pastrana, quien ha hecho de la paz su principal bandera de gobierno y busca entregarle el control de una zona del norte del país al Ejército de Liberación Nacional (ELN) para facilitar el inicio de negociaciones de paz.

"Las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) estamos en alerta total y nuestras tropas dispuestas a morir o vencer, enfrentando la subversión o a quien sea, con tal de impedir una nueva zona de despeje en nuestro país", dijeron los paramilitares en una carta enviada a Pastrana.

El texto de la misiva fue colocado el fin de semana en el sitio de los paramilitares en la Internet http://www.colombialibre.org .

El procubano ELN, con 5.000 combatientes e integrado en sus comienzos por sacerdotes católicos radicales, es la segunda fuerza rebelde del país y se caracteriza por sus frecuentes ataques contra la infraestructura petrolera y energética.

Pastrana, de 46 años e hijo de un ex presidente, pretende iniciar una negociación de paz con el ELN similar a que la que comenzó en enero de 1999 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el grupo rebelde más antiguo de América Latina sobreviviente de la década de 1960.

Las gestiones de paz buscan poner fin a un conflicto interno de casi cuatro décadas, el más prolongado del hemisferio y que en los últimos 10 años dejó 35.000 civiles muertos y dos millones de desplazados.

Pastrana cedió en 1998 el control territorial de un enclave que equivale a dos veces el tamaño de El Salvador a las FARC para facilitar el inicio de las negociaciones, que avanzan en medio del escepticismo de la mayoría de colombianos y que no han dado ningún resultado concreto.

Sin embargo, su intención de crear un segundo enclave rebelde de unos 4.000 kilómetros cuadrados para el ELN en el norte del país, tiene la resistencia de miles de campesinos y de los paramilitares dirigidos por Carlos Castaño, un antiguo guía del ejército de 35 años.

Los paramilitares, acusados de contar con el apoyo de algunos sectores de las fuerzas de seguridad y de financiarse con aportes de hacendados, comerciantes y narcotraficantes, combaten con violentos métodos a la guerrilla y sus colaboradores.

"Su problema en Colombia, señor Presidente, ya no es la falta de credibilidad, sino de autoridad. Es por ello que millones de colombianos sienten que ya no tiene la autoridad para ceder otro territorio a la subversión, y menos cuando le resta pocos meses como gobernante", advirtieron las AUC.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores