China abrirá más sus mercados para integrarse al mundo global

En su discurso de apertura de la sesiones de la Asamblea Popular, el jefe del ejecutivo chino, Zhu Rongji, llamó a la población a hacer mayores esfuerzos en pos de la integración del país a la Organización Mundial de Comercio y al fenómeno de la globalización de la economía. Para ello, el Premier reafirmó la necesidad de continuar con el proceso de reformas económicas de apertura.

05 de Marzo de 2001 | 17:49 | Agencias
BEIJING.- El Primer Ministro chino, Zhu Rongji, llamó este lunes a hacer nuevos esfuerzos para preparar la adhesión de Beijing a la Organización Mundial del Comercio (OMC) durante los próximos cinco años, con la desaceleración económica como telón de fondo.

En un discurso sin concesiones pronunciado en la apertura de la sesión parlamentaria, Zhu reconoció que las reformas económicas se encuentran "en un periodo muy difícil. La economía china se encuentra en un estado en que sólo puede proseguir su desarrollo procediendo a una mutación de estructura", afirmó ante los 2.870 diputados el principal artífice de la restructuración de las empresas estatales no rentables.

Esta restructuración, lanzada hace cuatro años y que ya costó su puesto de trabajo a decenas de millones de asalariados, forma parte de las reformas realizadas desde hace 20 años para adaptar la economía colectivista a las leyes del mercado.

Procedentes de todos los rincones de China, los delegados convergieron en Beijing durante el fin de semana para la gran reunión anual del parlamento, en medio de fuertes medidas de seguridad para evitar una eventual manifestación de la secta prohibida Falung-Gong.

Pese a que su papel esencial consiste en avalar las decisiones tomadas previamente por el partido, con los años los diputados se acostumbraron a expresar algunas recriminaciones sobre temas populares, como el desempleo o la corrupción. Pero el Primer Ministro dio poca esperanza de mejora a corto plazo de la situación social, a pesar de una política de reactivación de la economía por medio de grandes proyectos de infraestructuras.

Esta política debe permitir a China alcanzar una tasa de crecimiento medio del 7% anual durante el décimo plan quinquenal (2001-2005), contra 8,3% durante los últimos cinco años. "La creación masiva de empleos no será ciertamente una tarea fácil", reconoció Zhu, al tiempo que llamaba a crear rápidamente un sistema nacional de seguridad social.

Según el proyecto de plan sometido a los diputados, el porcentaje oficial de desempleo en zona urbana no deberá superar el 5% de la población activa en 2005, contra el 3,1% actual.

Este porcentaje no tiene en cuenta a los asalariados despedidos (que siguen en teoría ligados a su empresa por el pago de un subsidio) ni a los 120 millones de campesinos empleados en condiciones de precariedad en las ciudades.

Para que acepten la entrada en la OMC, que conllevará un flujo de importaciones baratas, especialmente de productos agrícolas, el jefe del gobierno se esforzó por tranquilizar a los 800 millones de campesinos chinos, una gran parte de los cuales vive bajo el umbral de la pobreza definido por la ONU.

En cuanto a la restructuración industrial, el Primer Ministro aseguró que el Estado seguirá siendo el principal accionista de las "empresas importantes, de las que depende la supervivencia y la seguridad de la nación", pero se retirará de otros sectores.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores