Por lo menos 60 niños mueren al explotar escuela en China

El accidente se produjo en una sala de clases donde 45 niños eran obligados a trabajar fabricando petardos. "Había 45 niños, de 8 a 9 años, instalando las mechas de los petardos en el momento de la explosión, sólo dos o tres están vivos todavía", declaró un médico del hospital local.

07 de Marzo de 2001 | 07:56 | AFP
BEIJING.- La explosión de una escuela primaria en el sudeste de China, donde alumnos menores de 10 años estaban obligados a fabricar petardos, podría haber causado por lo menos 60 muertos, según indicaciones obtenidas este miércoles en el lugar.

Según diversos testigos, la deflagración se produjo el martes poco después de las 11 de la mañana, hora local, en una sala de clases de la escuela primaria del pueblo de Fanglin, donde 45 niños fabricaban petardos.

La fabricación de fuegos artificiales en el interior de la escuela había comenzado hace más o menos tres años y tenía lugar casi cotidianamente en función de la demanda y a pesar de las protestas de los padres, precisaron varios testigos.

"Había 45 niños, de 8 a 9 años, instalando las mechas de los petardos en el momento de la explosión, sólo dos o tres están vivos todavía", declaró un médico del hospital local.

El médico agregó que inmediatamente se enviaron socorros al lugar, pero era demasiado tarde. "Yo participé en la extracción de 30 o 40 cuerpos, todos estaban muy destrozados, algunos habían sido decapitados", declaró por su parte Ding Haigen, un obrero que trabajaba en una obra cerca de la escuela.

Ding también informó que la fábrica de petardos había sido instalada por el director de la escuela, con la ayuda del secretario del Partido Comunista del pueblo.

"Los maestros obligaban a los niños a fabricar los petardos durante las horas de comida, no les pagaban y los padres se habían quejado en varias oportunidades", agregó.

Ningún balance exacto de víctimas pudo obtenerse en el lugar, pero según la agencia oficial China Nueva, 41 personas murieron y otras 27 resultaron heridas debido a esta explosión que provocó el derrumbe de la escuela, un edificio de dos pisos. La agencia se limitó a indicar que una investigación había sido iniciada para determinar las causas de la explosión.

Un portavoz del hospital de la comuna de Tangu -de la cual depende el poblado de Fanglin- confirmó también la existencia de una fábrica de petardos en la planta baja de la escuela primaria. El portavoz agregó que además de los niños, seis adultos, cinco de los cuales eran maestros, habían fallecido después de llegar al hospital. Los docentes se encontraban en una sala justo sobre "el taller".

Según un vecino, los 400 alumnos de la escuela fabricaban unos 1.600 petardos por semana, mientras que otro testigo que trabajaba cerca de la escuela dijo que sólo 150 niños se encontraban en el local en el momento de la explosión.

Interrogados, varios responsables locales se negaron a hacer comentarios, destacando solamente que una investigación había sido iniciada para determinar las causas de la explosión. "No puedo hacer ningún comentario", dijo un portavoz de la oficina de educación del distrito de Wanzai, mientras que un oficial de la policía local desmentía la presencia de una fábrica ilegal de petardos en la escuela.

La presencia de una fábrica de fuegos artificiales dentro de una escuela incrementa la polémica sobre la falta de fondos que afecta al sector educativo en China, en particular en las zonas rurales.

Según el Centro de Información sobre los Derechos Humanos y la Democracia, con sede en Hong Kong, en las zonas rurales numerosos maestros no son pagados o reciben un salario muy bajo, mientras las escuelas deben organizar actividades lucrativas para poder pagarles.

A pesar de las promesas gubernamentales de aumentar el presupuesto de la educación a 4% del PIB, éste continúa disminuyendo y sólo alcanza actualmente un 2,6% del PIB, según destacó el centro.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores