Seis muertos y once secuestrados deja ofensiva paramilitar en Colombia

El primer caso se registró en el municipio de Yolombó (450 km. al noroeste de Bogotá), donde un presunto comando de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, paramilitares) tomó cautivos a seis campesinos, entre ellos un niño de 13 años, y los baleó en un sector despoblado de la localidad.

09 de Marzo de 2001 | 22:47 | AFP
BOGOTA.- Seis personas, entre ellas un niño, fueron asesinadas, mientras que otras once fueron secuestradas este viernes en el departamento colombiano de Antioquia (noroeste), en dos acciones atribuidas a grupos paramilitares de extrema derecha, informaron las autoridades.

El primer caso se registró en el municipio de Yolombó (450 km. al noroeste de Bogotá), donde un presunto comando de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, paramilitares) tomó cautivos a seis campesinos, entre ellos un niño de 13 años, y los baleó en un sector despoblado de la localidad.

Las autoridades civiles de Yolombó dijeron a la prensa que los delincuentes acusaron a sus víctimas de "auxiliar" a las guerrillas izquierdistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación (ELN), varios de cuyos frentes operan en Antioquia.

Simultáneamente, otro escuadrón de las AUC incursionó en el municipio antioqueño de Carepa (a unos 480 km. de la capital) y secuestró a once miembros de una misma familia, incluido un hombre de 74 años de edad, según denunciaron a la Policía allegados a las víctimas.

Junto con el anciano fueron capturados su esposa, cinco hijos y tres nietos, así como una joven cuyo parentesco no fue precisado, dijo a periodistas un portavoz del comando de la Policía de Antioquia.

El plagio de la familia parece obedecer a una venganza del grupo alzado en armas, aseguraron las autoridades.

Las AUC (unos 8.000 hombres) libran una guerra a muerte con las FARC y el ELN, los mayores grupos rebeldes de Colombia con unos 16.500 y 4.500 efectivos, respectivamente.

Esa guerra incluye ataques contra campesinos y otros civiles ajenos al conflicto, pero que cada bando percibe como cercanos o aliados del adversario.

Los organismos de seguridad del Estado calculan que los paramilitares han asesinado a más de dos centenares de civiles en lo que va de este año.

Organizaciones como Human Right Watch y Amnistía Internacional responsabilizan a esas bandas de las mayores violaciones a los derechos humanos que se cometen en Colombia y de contar con el apoyo de algunos sectores de las Fuerzas Armadas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores