Sospechoso de crímenes de guerra se entregó a tribunal de la ONU

Abordando en forma voluntaria un avión que lo trasladó a la ciudad de La Haya, en Holanda, el presunto criminal de guerra serbio-bosnio Blagoje Simic, alcalde acusado de promover la "limpieza" de musulmanes y croatas en esa ciudad, se rindió este lunes al tribunal internacional de la ONU en La Haya para que sea juzgado por las acusaciones que pesan en su contra.

12 de Marzo de 2001 | 12:41 | AP
LA HAYA.- El presunto criminal de guerra serbio-bosnio Blagoje Simic, alcalde acusado de promover la "limpieza" de musulmanes y croatas en su ciudad, se rindió este lunes al tribunal internacional de la ONU en La Haya.

Simic abordó voluntariamente un avión en Belgrado y voló a Holanda, donde fue puesto de inmediato bajo custodia, según un vocero del tribunal. Probablemente se presentará por primera vez ante el tribunal esta semana.

El administrador civil es el primer ciudadano yugoslavo que se entrega al tribunal, y declaró estar confiado en que demostrará su inocencia. Su rendición se da en un momento en que Estados Unidos presiona a Yugoslavia para que coopere con el tribunal, o enfrente una suspensión de la ayuda que le proporciona.

La principal fiscal del tribunal de la ONU, Carla Del Ponte, dijo que la rendición fue incondicional y que representó "una primera señal alentadora" de cooperación por parte de las autoridades de la república serbia, que dijo conocía y aprobaba la decisión de Simic.

Pero Del Ponte dijo que todavía esperaba ver alguna "acción" de las autoridades federales yugoslavas. El gobierno del Presidente Vojislav Kostunica se ha resistido a sus demandas de que empiece a arrestar y a entregar a sospechosos de crímenes de guerra, incluyendo el ex Presidente Slobodan Milosevic.

El abogado de Simic, Igor Pantelic, dijo a periodistas en La Haya que su cliente sintió "presiones enormes" como fugitivo y agregó que Simic está "absolutamente convencido de que recibirá un juicio justo y expeditivo aquí".

Simic, educado como médico, fue también líder municipal de la ciudad de Bosanski Samac, invadida por las fuerzas serbias en abril de 1992. De 17.000 croatas y musulmanes, cerca de la mitad de la población de la ciudad, quedaron menos de 300 cuando la guerra terminó en 1995.

El control de la ciudad era crucial para el plan serbio de construir un corredor entre Serbia y los serbios residentes en el distrito croata de Krajina, y el occidente de Bosnia.

Los no serbios, especialmente profesionales y líderes cívicos, fueron enviados a campamentos administrados por la policía serbia. Muchos fueron asesinados, torturados o violados. El resto de la población no serbia huyó o fue transferida a otras poblaciones, donde tuvieron que desempeñar trabajos forzados.

Simic, quien fue vicepresidente de la asamblea ciudadana, se declaró a sí mismo jefe de la "Municipalidad Serbia de Bosanski Samac" un mes antes que los serbios llegaran a la ciudad.

Continuó siendo el líder del gobierno local durante toda la campaña de atrocidades y encabezó al "Personal Serbio para la Crisis", que dirigió la "limpieza étnica" de la población, según el tribunal.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores