Otro menor de edad es condenado a cadena perpetua en EE.UU.

En menos de una semana han sido condenados dos menores de edad en Estados Unidos a pasar el resto de sus vidas encerrados en la cárcel por haber cometido el delito de homicidio. Esta semana, un niño de 15 años, identificado como John Silva, fue sentenciado por haber estrangulado a un amigo de 12 años antes de tirar su cadáver a un pozo séptico.

16 de Marzo de 2001 | 12:51 | AFP
MIAMI.- En menos de una semana, dos menores de 15 y 14 años, convictos de asesinato y juzgados como adultos, fueron condenados a cadena perpetua en Florida (sudeste) pese a las protestas de movimientos civiles estadounidenses y de Amnistía Internacional.

John Silva, de 15 años, acusado de haber estrangulado a un amigo de 12 años antes de lanzar su cadáver a una fosa séptica, pasará el resto de sus días en la cárcel sin derecho a liberación condicional, decidió el jueves un juez del norte de Florida.

Sólo seis días antes, Lionel Tate, de 14, también había sido condenado a perpetuidad por otro juez del sur del estado. Cuando tenía 12 años, Tate mató a una niña de seis, según él involuntariamente, al imitar los golpes de una pelea de catch.

En ambos casos, familiares o defensores alegaron en vano la inmadurez de los procesados. "Mi hijo es extremadamente inmaduro para su edad, ni siquiera ha comprendido gran parte del juicio a que fue sometido" adujo la madre de Silva.

También el abogado de Tate había alegado la inmadurez emocional del joven, y su incapacidad para discernir la realidad y la ficción de los "golpes" propinados en el catch, uno de los espectáculos más televisados en Estados Unidos.

Pero los jurados y jueces retuvieron en ambos casos el cargo de homicidio en primer grado, al que corresponde según la ley de Florida una pena de cadena perpetua. Si Silva o Tate hubieran tenido 16 años en el momento de cometer sus asesinatos, habrían sido pasibles de la pena capital.

Unos 5.000 menores, responsables de delitos especialmente graves, son juzgados cada año como adultos en Florida, según datos oficiales. Otros estados de la Unión tienen una legislación similar, lo que ha suscitado duras críticas de movimientos civiles estadounidenses o de Amnistía Internacional (AI).

"Hay un principio internacional según el cual toda persona de menos de 18 años debe ser considerado penalmente menor", declaró Ajamu Baraku, observador de AI asistente al proceso de Tate, mucho más mediatizado que el de Silva, que pasó casi inadvertido.

"El adolescente es procesado como si fuera plenamente responsable de sus actos, como si no hubiera circunstancia atenuante de minoría. No solo es inadmisible sino también contrario al derecho internacional, que prevé un estatuto particular para juzgar a niños", afirmó recientemente en Paris el presidente de AI-Francia, Denis Robillard.

Estados Unidos es una de las raras democracias del mundo que aplica la justicia con tanta severidad contra jóvenes criminales. En general, el límite admitido en los países occidentales para distinguir a adultos de adolescentes o niños es la edad de 18 años.

Como Somalia, Estados Unidos rehusó firmar la Convención internacional sobre los derechos del niño. Y junto a Irán y Congo, figura entre los países que ejecutan a convictos que eran menores de 18 años en el momento del crimen.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores