Inglaterra comienza matanza masiva de ganado por temor a aftosa

Cumpliendo la medida anunciada el jueves para evitar la propagación de la fiebre aftosa por las granjas del país, el gobierno británico dio comienzo este viernes a la matanza de 65 mil cabezas de ganado que hayan estado en contacto o a menos de 3 kilómetros de cualquiera de los 264 focos infecciosos declarados hasta ahora. Las cabezas sacrificadas ya suman más de 165 mil.

16 de Marzo de 2001 | 16:38 | Agencias
LONDRES.- El Ministerio de Agricultura británico comenzó este viernes a consumar la matanza masiva de animales sanos, pero con riesgo de contraer el virus de fiebre aftosa, a pesar de la oposición de algunos ganaderos, que han llegado incluso a amenazar con una "revuelta rural".

Más de 160.000 cabezas de ganado han sido ya sacrificadas y otras 65.000 están sentenciadas. La medida anunciada el jueves por el Gobierno de sacrificar a ovejas y cerdos que se encuentren a menos de tres kilómetros de alguno de los 264 focos que hay en el Reino Unido y todos aquellos animales que hayan estado en contacto con otros infectados (por haber estado en el mismo mercado o haber sido transportado por la misma compañía) podría significar la matanza de hasta un millón, según los cálculos más alarmistas.

Ante esta decisión, algunos ganaderos, como los de la Asociación Nacional de Granjeros (la mayor del Reino Unido), se han resignado al considerarla necesaria para frenar la rápida extensión de la epidemia.

Sin embargo, otros han amenazado con impedir a los veterinarios y oficiales del Ministerio de Agricultura la entrada a sus propiedades para sacrificar su ganado, una posición apoyada por la organización Granjeros en Acción.

De hecho, la Policía ya debió intervenir en un caso y confiscar las armas de un ganadero que amenazó a los funcionarios que iban a proceder al sacrificio de su rebaño. "En lo que a nosotros respecta y en vista del reciente anuncio de que pretenden matar todos los animales a menos de tres kilómetros de un área infectada, esto es la guerra total y no uso estas palabras a la ligera", declaró el vocero de Granjeros en Acción, David Handley.

"Tenemos intención de lanzar una batalla legal y realizar una campaña contra la forma en la que (el Gobierno) está manejando la situación y vamos a intentar evitar activamente la matanza de ganado sano", añadió.

El ministro de Agricultura, Nick Brown, hizo un llamamiento al sentido común: "La guerra que deberíamos librar es contra el virus, pelearnos entre nosotros es ridículo. No estamos matando animales que están libres de la enfermedad, sino animales que corren el riesgo de contraerla y quizás estén incubándola", añadió Brown, que prometió asistencia financiera para ayudar en la recuperación del sector.

Sin embargo, las dudas sobre la actuación de su Ministerio crecieron cuando la noche del jueves un portavoz reconoció que las fosas sépticas con desinfectante puestas a la entrada de todas las granjas y centros afectados no son suficientes para eliminar el virus y dan una falsa sensación de seguridad.

Algunos veterinarios advirtieron que el clima será un factor fundamental en la evolución de la crisis, ya que si continúa el frío y las lluvias, como hasta ahora, esto favorecerá la expansión del virus.

Por otro lado, mientras un estudio demostró que los consumidores no están preocupados por las repercusiones de la epidemia de fiebre aftosa en la salud, "ya que la consideran una enfermedad sin repercusiones en los humanos" las pérdidas económicas del sector cárnico británico han sido calculadas en cerca de 180 millones de dólares a la semana y las del turismo rural en alrededor de 370 millones.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores