Medidas económicas en Argentina gatillan crisis ministerial

El ministro de Economía, Ricardo López Murphy, anunció que el gobierno del Presidente Fernando de la Rúa realizará hasta fines del 2002 reducciones de los aportes a las provincias, menos exenciones impositivas y achicamiento de programas gubernamentales. Renuncian los ministros del Interior, Federico Storani, y el de Educación, Hugo Juri, entre otros miembros del gabinete.

16 de Marzo de 2001 | 19:42 | AP, ANSA
BUENOS AIRES.- El ministro de Economía, Ricardo López Murphy, anunció la noche de este viernes un drástico programa de austeridad para combatir la recesión, y dijo que de la aprobación de su propuesta dependerá que la economía avance o se caiga en una "incertidumbre inaceptable".

Las severas medidas llevaron al ministro del Interior, Federico Storani, y al de Educación, Hugo Juri, a presentar sus renuncias. También lo hicieron el ministro de Desarrollo Social Marcos Makón, así como el secretario general de la Presidencia, Ricardo Mitre, la subsecretaria del interior, Nilda Garré y la subjefa de gabinete, Graciela Fernández Meijide.

López Murphy anunció que el gobierno del Presidente Fernando de la Rúa realizará, hasta fines del 2002, economías presupuestarias por 4.450 millones de dólares, mediante reducciones de los aportes a las provincias, menos exenciones impositivas y achicamiento de programas gubernamentales.

Las economías son exigidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos de crédito, que reprochan al gobierno haber incurrido en "desvíos" de los compromisos que asumió cuando recibió, en diciembre, un cuantioso blindaje financiero por casi 40.000 millones de dólares para poner en orden sus cuentas externas.

El aumento del déficit pactado para el primer trimestre del año en más de 700 millones de dólares, forzó la renuncia el 2 de marzo del ex ministro José Luis Machinea, a quien López Murphy reemplazó dos días después. Pero la demora en anunciar su programa estaba generando inquietud en los mercados y en los medios políticos.

Advirtió que si no se adoptan estas medidas de ajuste, el déficit fiscal subiría este año a 8.500 millones de dólares, en vez de los 6.500 millones pactados con el FMI.

López Murphy aseguró que a pesar de estos ahorros, la economía argentina sigue en camino para crecer este año un 2,5%, en comparación con el 2000. Este país ha estado afectado por una pertinaz recesión desde 1998.

El ministro aseguró que alentará la actividad de las empresas privadas, se reducirán los requerimientos de crédito del gobierno, lo que dejará disponibles más fondos para el sector privado.

"Me dirijo hoy a ustedes, consciente que todos estamos viviendo momentos difíciles tanto en lo económico como en lo social", dijo López Rega, designado el 2 de marzo en reemplazo de José Luis Machinea.

"Yo sé que hay muchos argentinos desesperanzados e incrédulos, sin posibilidades de pensar más allá de las urgencias del presente. Pareciera que los argentinos hemos llegado a una desalentadora conclusión: que el nuestro es un país en el que ningún esfuerzo es suficiente para salir del estancamiento, impulsar el desarrollo económico y recuperar un proyecto de sociedad más justa", agregó.

El titular de economía ratificó la plena vigencia del sistema cambiario de convertibilidad, que estableció en 1991 la paridad entre el peso y el dólar, descartando cualquier posibilidad de devaluación.

López Murphy sostuvo que los tres problemas esenciales de la gestión fiscal son los gastos excesivos, los ingresos insuficientes y un elevado endeudamiento.

Con relación a las provincias, López Murphy dijo que se reducirán los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) a los distritos, se eliminará el subsidio al gas patagónico y se sustituirá el Fondo de Incentivo Docente, destinado a mejorar los magros sueldos de los maestros.

También se transferirán a las provincias una serie de institutos educacionales terciarios (universitarios), medida que ya provocó el enérgico rechazo de la comunidad universitaria, los centros estudiantiles y los gremios de maestros y profesores.

También provocó una reacción adversa la reducción de transferencias a las universidades nacionales de unos 360 millones de dólares de las sumas ya presupuestadas.

El gasto nacional se reducirá eliminando becas y subsidios que otorgan senadores y diputados, así como las altas pensiones graciables que otorga el Congreso.

Se eliminarán programas del ministerio de Salud y se reducirá el pago de asignaciones familiares.

López Murphy dijo que "de la aprobación inmediata de esta propuesta depende que la economía avance, aprovechando su potencial productivo con toda energía y evitando los riesgos de una incertidumbre inaceptable".

Renuncia ministro del Interior y de Educación

El ministro del Interior, Federico Storani, y de Educación, Hugo Juri, renunciaron en la noche del viernes, disconformes con las medidas económicas anuniadas por el gobierno.

Trascendió en fuentes de su ministerio que Storani hará llegar su dimisión por escrito al Presidente el lunes, que podría ser acompañada por otros funcionarios del gobierno pertenecientes al sector "progresista" de la coalición Alianza gobernante.

El renunciado ministro de Educación, Hugo Juri, es un médico perteneciente a la Unión Cívica Radical (UCR) del Presidente Fernando de la Rúa, y al titular de Desarrollo Social, Marcos Makón, del Frepaso.

También se nombra como probables renunciantes al secretario general de la Presidencia, Ricardo Mitre, del Frepaso, y a varios subsecretarios pertenecientes a esa fuerza política, liderada por el ex vicepresidente Carlos Alvarez.

Storani es considerado la cabeza del sector de centroizquierda de la UCR, junto con el ex presidente Raúl Alfonsín.

Anuncian protestas

Las reacciones adversas al paquete se conocieron desde diversos sectores sociales y económicos: la central obrera disidente anunció una huelga de 36 horas para el 5 y 6 de abril y la Bolsa de Valores volvió a bajar (casi un 2%), así como el riesgo-país volvió a crecer, en un contexto de alto escepticismo y desconfianza sobre el futuro del país.

El sindicato de trabajadores de la educación (CTERA) anunció el viernes que realizará la semana próxima un paro nacional de 48 horas, en protesta por recortes anunciados por el gobierno al presupuesto de la educación pública.

Marta Maffei, secretaria general del gremio, informó a la prensa que los maestros primarios y profesores secundarios paralizarán su labor el martes y miércoles próximos, ante la disminución de 361 millones de dólares para las universidades nacionales este año y de 541 millones de dólares en el 2002.

CTERA, que es parte de la izquierdista Central de Trabajadores Argentinos (CTA), convocó a movilizaciones de todos los sectores en un frente Cívico en Defensa de la Educación Pública.

Uno de los anuncios hechos hoy por el ministro de economía Ricardo López Murphy eliminó el Fondo de Incentivo Docente, aporte de 60 dólares mensuales a cada maestro, que realizaba el gobierno para compensar sus magros salarios.

Asimismo la Federación Nacional de Docentes Universitarios convocó a los profesores a realizar "paros rotativos, asambleas y clases públicas durante la semana próxima", y una movilización nacional el 21 de marzo, para que el Congreso deje sin efecto los recortes a los presupuestos de educación.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores