Talibanes arrepentidos de no haber destruido antes estatuas budistas

El movimiento, que gobierna Afganistán, sacrificó este lunes 12 cabezas de ganado, como penitencia por no haber acabado antes con las milenarias estatuas, que ellos consideraban contrarias a su religión.

19 de Marzo de 2001 | 08:25 | Reuters
KABUL.- El movimiento Talibán que gobierna Afganistán realizó este lunes una matanza ritual de 12 cabezas de ganado como una acción de penitencia por no haber destruido antes todas las estatuas del país, entre ellas dos Buda gigantescos.

En Kabul, 12 vacas fueron sacrificadas en el palacio de la presidencia y el resto en otras áreas controladas por el Talibán en la nación, dijeron las autoridades.

Mientras la mayor parte del mundo se sintió indignado por la destrucción de la herencia cultural afgana, el reclusivo líder del movimiento, Mullah Mohammad Omar, ordenó los sacrificios para expiar el hecho de no haber destruido antes todas las estatuas, que él considera ídolos paganos.

"Basados en la orden, la carne del ganado sacrificado será distribuida entre los residentes pobres de Kabul y otras áreas", dijo a la prensa un funcionario del Talibán en Kabul.

Cada persona recibirá alrededor de un kilogramo de carne, explicó el funcionario mientras los carniceros empacaban trozos ensangrentados en bolsas plásticas. El Talibán argumenta que la destrucción de las estatuas, entre ellas dos colosales Budas en la provincia de Bamiyán, se basó en las leyes islámicas y fue un asunto interno.

La decisión desat_D la condena internacional e incluso muchos países islámicos cuestionaron el fundamento religioso para la destrucción de las estatuas. Muchas naciones budistas expresaron su indignación particular por la destrucción de la herencia preislámica de Afganistán, a pesar de que el Talibán negó que la campaña estuviese animada contra su religión.

Las autoridades del Talibán dijeron que podrían levantar el miércoles una prohibición a los periodistas de visitar a Bamiyán y les permitirán observar las ruinas de las esculturas, de 53 y 38 metros de alto respectivamente. Colecciones de estatuas en los museos de todo el país fueron también destruidas.

La condición actual de las estatuas de Bamiyán, que estaban esculpidas en roca en un peñasco montañoso, aún no ha sido verificado, aunque las diferencias entre varios informes del Talibán varían sólo en la cantidad de ruinas.

Las estatuas, antes el tesoro histórico más conocido de Afganistán, se remontaban a casi 2.000 años, cuando el país, en el corazón de las rutas comerciales de Asia, era un centro de la civilización budista.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores