De la Rúa y López Murphy dispuestos a revisar medidas económicas

Tras la aguda crisis política que generó el anunció de recorte fiscal anunciado el viernes pasado por el nuevo ministro de Economía argentino, Ricardo López Murphy, este lunes el Presidente Fernando de la Rúa confirmó que el ex ministro de Menem, Domingo Cavallo, se integrará a un gobierno de unidad para que pretende principalmente sanear las estructuras de la economía nacional.

19 de Marzo de 2001 | 18:52 | AFP
SANTIAGO.- El Presidente argentino Fernando de la Rúa y su ministro de Economía Ricardo López Murphy, abrieron este lunes la posibilidad de realizar cambios al programa de reducción de gastos que propusieron el viernes, y que causó una crisis política con la renuncia de varios miembros del gabinete.

"El proceso político matizará estas propuestas en el ámbito parlamentario. Eso forma parte natural de todo proceso democrático. Lo único que no se puede alterar es el objetivo de encauzar el programa macroeconómico dentro de las metas establecidas", dijo López Murphy, acompañado por de la Rúa en una presentación en Santiago ante banqueros y periodistas.

De la Rúa confirmó, por su parte, que el ex ministro de Economía Domingo Cavallo entrará al gobierno, y dijo que anunciará los nombres de los nuevos ministros el martes en Buenos Aires.

El Presidente y el ministro llegaron en la mañana del lunes a Santiago con el fin de aprovechar la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para explicar las medidas, que agrietaron la alianza de gobierno y amenazan desatar un vendaval de protestas populares.

En un discurso en la inauguración de la asamblea del BID, de la Rúa afirmó que Argentina no caerá en cese de pagos, como temían algunos analistas, y aseguró que se cumplirán los compromisos adquiridos en el marco del blindaje financiero de 40.000 millones de dólares acordado en diciembre con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros institutos.

Posteriormente, ante banqueros y periodistas, López Murphy explicó en detalle los cortes de gastos que propuso el viernes, subrayando que son necesarios "para defender nuestra credibilidad y movilizar una reactivación de la economía", después de casi tres años de recesión.

De la Rúa reiteró lo que había dicho en el discurso y sostuvo que en Argentina "no hay un conflicto político, aunque quizás haya un escenario ruidoso" creado por los anuncios de ajuste. El Presidente no negó que la situación "es grave", pero la relativizó indicando que se trata de una brecha fiscal de 2.000 millones de dólares "en una economía con un producto de 350.000 millones".

Negó que haga falta cambiar la paridad del peso frente al dólar y dijo que reestructurará el gabinete con un gobierno "de unidad nacional, si los partidos están dispuestos". López Murphy explicó a su vez que el recorte de gastos es el componente de corto plazo de una estrategia que contempla construir a largo plazo una economía más estable y competitiva, y a mediano término una reforma integral del Estado y los marcos regulatorios, buscando fortalecer las inversiones.

"Lo que estamos haciendo es reencauzando un programa que incluye un pacto social con las provincias", apuntó, subrayando que "no se tocó el sector social". Señaló que el ajuste tiene que hacerse con recorte de gastos, porque un aumento de impuestos perjudicaría la competitividad y dificultaría salir de la recesión.

Explicó que si la reducción de gastos se centró en el gasto educativo fue porque "esas eran las transferencias que quedaban" del gobierno federal a las provincias, pero los gobernadores pueden reorientar recursos y decidir por sí mismos dónde hacer los ajustes.

"El fin es hacer la transición en el menor tiempo posible, para reencauzar el programa con la menor dilación. Estos cambios le serán propuestos al Parlamento, donde probablemente serán matizados", dijo el ministro.

López Murphy enfatizó la urgencia de restablecer la solvencia fiscal, "porque sin solvencia fiscal no está determinada ni la tasa impositiva ni la de interés, no hay posibilidad de atraer inversiones ni de reactivar el aparato productivo".

Anunció que se hará al mismo tiempo "un esfuerzo extraordinario en materia tributaria" con el fin de combatir la evasión fiscal. "Contamos llegar a 100.000 auditorías anuales", precisó.

El ministro aseguró que "no existía la alternativa de dejar pasar las cosas". Teníamos que actuar con prontitud, porque era necesario resguardar el crédito de la república. El riesgo de no actuar era enorme", agregó.

En cuanto a las perspectivas, estimó que hay razones para ser optimistas, "ante la comprobación de que Argentin tiene un gobierno que está dispuesto a enfrentar los problemas de cualquier naturaleza, y hacer los esfuerzos que sean necesarios para cumplir sus obligaciones".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores