Mir recibe segundo impulso de freno

La estación espacial rusa Mir recibió, hacia las 02:00 GMT, el segundo impulso de la nave Progress, que la prepara para penetrar en la atmósfera, donde se desintegrará, anunció el Centro de Control de Vuelos Espaciales (TSOUP), cerca de Moscú.

22 de Marzo de 2001 | 22:50 | Agencias
MOSCÚ.- La estación espacial rusa Mir recibió, hacia las 02:00 GMT, el segundo impulso de la nave Progress, que la prepara para penetrar en la atmósfera, donde se desintegrará, anunció el Centro de Control de Vuelos Espaciales (TSOUP), cerca de Moscú.

Este segundo impulso, dado por los motores de la nave de transporte Progress, acoplada a la Mir, se produjo cuando la estación rusa sobrevolaba Africa, al norte del ecuador.

Con ello se pretende situar a la Mir en una orbita provisional antes del tercer y último impulso, más potente, que recibirá la estación entre las 05:09 y las 05:32 GMT, a su paso sobre el Mediterráneo y que la precipitará a la Tierra.

Los motores de la Progress funcionan correctamente, y "todo transcurre según el programa", informaron en el Centro Espacial.

Los dos primeros impulsos deben colocar a la Mir en una órbita entre 218,5 km (apogeo) y 159 km (perigeo) de la Tierra.

En su último día de vida, la Mir absorbió el jueves la preciada energía solar que necesita para garantizar que caiga en picada en una remota zona del Pacífico Sur.

Según las autoridades espaciales rusas, la nave había atravesado el jueves el punto de no retorno y se prevé que se precipite al océano entre Nueva Zelanda y Chile, entre las 06:20 y las 06:30 GMT del viernes.

Funcionarios rusos pasaron el jueves en el control de la misión, en las afueras de Moscú, revisando los planes de emergencia, pues dijeron que en caso de un desastre no tendrán tiempo para elaboraciones improvisadas.

Nikolai Ivanov, un alto oficial de control del vuelo dijo que la peor situación posible sería que los motores de la nave de carga Progreso, acoplada con la Mir, no enciendan a tiempo.

"En ese caso (la MIR) comenzaría a planear, lo que no podemos controlar, y ni siquiera hemos considerado esa situación", dijo a la televisión NTV.

Un portavoz oficial dijo que la operación iba de acuerdo con lo planeado.

Toneladas de restos de la estructura de fabricación humana más grande que haya reingresado jamás a la atmósfera terrestre caerán al océano a velocidades lo bastante rápidas como para penetrar una barrera de concreto de dos metros de espesor.

Las aerolíneas se proponen modificar las horas de hasta seis vuelos transpacíficos para evitar que coincidan con el momento del descenso, pero funcionarios neocelandeses dijeron que no pudieron conseguir que 26 pesqueros se desplazaran fuera de la zona de posible amarizaje.

Una portavoz del centro de control de misiones dijo que la MIR, de 136 toneladas, orbitaba la Tierra con sus paneles solares enfocados hacia el Sol, a fin de dar a la estación la potencia necesaria para mantenerla en la órbita definitiva, de donde deberá precipitarse hacia la atmósfera.

"Está en posición de alimentar sus baterías y eso es lo más importante por el momento", dijo la fuente, por teléfono.

La MIR orbitaba la Tierra a una altitud de 217 kilómetros, tras haber perdido 3,4 kilómetros de altitud en las últimas 24 horas, agregó.

Las cifras indican que la nave, construida hace 15 años, pasó del punto de no retorno que funcionarios habían fijado previamente como una órbita de 220 kilómetros de altitud, un nivel por debajo del cual es imposible detener su caída.

Recargar las baterías de la MIR es importante para que la estación maniobre a fin de colocarse en la posición definitiva, desde la cual los técnicos la harán precipitarse a la zona prevista, lejos de áreas habitadas.

Vladimir Lobachyov, jefe del control terrestre, dijo a la agencia de noticias Interfax que la MIR se desvanecería de las pantallas de radar del mundo entero durante los últimos 40 minutos de su existencia, por cuanto ni Rusia ni ningún otro país tienen las instalaciones para supervisar su descenso posterior.

"Nadie verá los últimos minutos de la MIR. Los turistas en el vuelo comercial podrían tener suerte, pero aún ahí las probabilidades de apreciarlos son pequeñas", dijo, refiriéndose a un grupo de turistas, cosmonautas y científicos que se proponen presenciar el reingreso desde el aire.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores