Policía serbia prepara nuevo operativo para detener a Milosevic

El ministro serbio del Interior, Dusan Mihajovic, se trasladó la noche del sábado al barrio de Dedinje, donde se encuentra la residencia del ex Presidente yugoslavo.

31 de Marzo de 2001 | 16:00 | AFP
BELGRADO.- Después de un primer intento fallido durante la noche del viernes, la policía serbia se preparaba este sábado para lanzar un nuevo operativo con el propósito de detener al ex Presidente yugoslavo Slobodan Milosevic en su residencia de las afueras de Belgrado.

El ministro serbio del Interior, Dusan Mihajovic, se trasladó la noche del sábado al barrio de Dedinje, donde se encuentra la residencia del ex Presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, informó la agencia Tanjug.

Horas antes, el ministro yugoslavo del Interior, Zoran Zivkovic dijo que la policía serbia "tiene la tarea de detener al ex Presidente yugoslavo Slobodan Milosevic en el transcurso de la jornada".

El Presidente yugoslavo Vojislav Kostunica, que reunió este sábado a dirigentes serbios y yugoslavos, afirmó que "nadie puede ser intocable" y que cualquier persona convocada por la justicia debe comparecer.

Según el consejero de Kostunica para la política exterior, Predrag Simic, esta declaración "constituye la luz verde" a las fuerzas del orden para que "continúen inmediatamente su operativo contra Milosevic".

Las fuerzas del orden evacuaron totalmente en la tarde del sábado el sector de la residencia del ex Presidente Slobodan Milosevic, en barrio de Dedinje, en un cerro de Belgrado.

Los policías antimotines dispersaron a los cientos de partidarios de Milosevic que pasaron el día cerca de la residencia.

Milosevic está acusado de abuso de poder y malversaciones, cuyo "valor total asciende a 1,8 millardos de dinares (unos 27 millones de dólares) y 200 millones de marcos (unos 90 millones de dólares), y debe responder a una citación judicial", dijo el ministro.

Por su lado, el Gobierno de Serbia llamó a los hombres que protegen al ex hombre fuerte de la República Federal de Yugoslavia (RFY, Serbia y Montenegro) en su residencia a "deponer las armas", en un comunicado leído a la prensa por el Primer Ministro serbio, Zoran Djindjic.

Milosevic, que permanece atrincherado en su residencia con sus allegados, guardaespaldas y militares, hizo saber que se negará a "entregarse y ser encarcelado vivo".

En la residencia se vieron armas, según el ministro serbio del Interior, Dusan Mihaklovic.

No obstante, negociadores intentaban modificar la posición del ex dirigente yugoslavo.

El Gobierno serbio denunció enérgicamente la actitud de elementos del Ejército encargados de garantizar la seguridad en la residencia, que durante toda la noche "obstaculizaron sistemáticamente" el movimiento de las unidades especiales de policía.

Según Mihajlovic, miembros del Ejército yugoslavo obedecieron las órdenes de allegados a Milosevic, que están en el interior de la residencia, para que "obstaculicen" el intento de detención.

"El Ejército escuchó las órdenes de personas inhabilitadas (para hacerlo) al servicio de Milosevic" y que están equipadas de armas automáticas, dijo el ministro serbio.

Esta situación imprevista provocó, en determinado momento, un intenso tiroteo.

El diario Politika anticipó en su edición de este sábado la hipótesis de que el jefe del estado mayor del Ejército yugoslavo, el general Nebojsa Pavkovic, haya impedido personalmente la detención de Milosevic, y dio a entender que ese oficial no "pudo tomar él solo la decisión".

El comandante supremo de las Fuerzas Armadas yugoslavas es el Presidente elegido democráticamente en los comicios de septiembre pasado, Vojislav Kostunica. La policía es competencia de las autoridades de Serbia, una de las dos repúblicas que conforma la RFY.

El Ejército yugoslavo calificó de "inexactas" estas acusaciones.

El estado mayor del Ejército, preocupado por aplacar la tensión reinante, difundió un comunicado en el que afirma que el Ejército no adoptó "ninguna medida para levantar el grado de su estado de alerta" y que en sus filas no se produjo "ningún movimiento".

Mihajlovic dijo que Milosevic no será entregado al Tribunal Penal Internacional (TPI) de La Haya, que en mayo de 1999 lo inculpó de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad cometidos en Kosovo.

Al mismo tiempo, Washington había dado plazo a Belgrado hasta el 31 de marzo para que comenzara a cooperar significativamente con el TPI, so pena de ser privado de una ayuda de 100 millones de dólares, vitales para su economía.

La negativa de Belgrado de entregar a Milosevic al TPI generó inmediatamente una enérgica advertencia del Tribunal Internacional al gobierno de Kostunica.

Aliados del ex Presidente yugoslavo "están dispuestos" a dar su vida por él, declaró Sinisa Vucinic, un alto responsable de Izquierda Yugoslava (JUL), el partido neocomunista de Mira Markovic, la esposa de Milosevic.

"Estamos dispuestos a dar nuestra vida por defender a nuestro comandante supremo", declaró Vucinic, citado este sábado por la agencia Tanjug.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores