Argentina: FMI y Banco Mundial respaldan a Cavallo

"Confiamos en Cavallo y en que pueda definir y estructurar la política económica correcta, para que el país (por Argentina) pueda salir adelante", declaró el máximo responsable del Fondo Monetario Internacional, Horst Koehler.

02 de Abril de 2001 | 10:42 | DPA
BERLÍN.- Los máximos responsables del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, Horst Koehler y James Wolfensohn, respectivamente, expresaron hoy en Berlín su apoyo a la política emprendida por el nuevo ministro de Economía argentino, Domingo Cavallo.

"Confiamos en Cavallo y en que pueda definir y estructurar la política económica correcta, para que el país (por Argentina) pueda salir adelante", declaró Koehler a la Agencia Alemana de Prensa (dpa).

"Somos optimistas", aseguró por su parte Wolfensohn a la propia dpa. Tanto Koehler como Wolfensohn rechazaron entrar en detalles o responder a otras preguntas.

Los dirigentes de los organismos financieros internacionales acudieron a Berlín para participar en un simposio del Parlamento Federal sobre los desafíos de la globalización y el papel del FMI y el Banco Mundial.

En su alocución, Koehler habló con cierto detalle sobre la crisis de Turquía, pero evitó cualquier alusión directa a Argentina.

Koehler afirmó, eso sí, que el FMI considera que "ante la duda, unos tipos de cambio flexibles son, generalmente, la mejor y más segura solución", al cumplir "una función de válvula de escape para desarrollos defectuosos de las políticas económicas" de un país.

Según Koehler, pasando revista a las características de las más recientes crisis financieras, "salta a la vista" que éstas "han estado siempre relacionadas, directa o indirectamente, con tipos de cambio rígidos".

Koehler señaló que "los resultados de las investigaciones del FMI demuestran que no existe un régimen de cambio único que se ajuste a todos los países en todas las situaciones. No existe una receta universal".

Sin embargo, matizó que los "currency boards pueden ser, en algunos casos aislados y acompañados por una política económica disciplinada, una opción; especialmente si se trata de poner fin a tasas de inflación tenazmente altas".

Según detalló Koehler, las experiencias europeas en materia de integración pueden ser un ejemplo para lograr una estabilidad monetaria y económica. "La integración monetaria es y debería ser un camino para contrarrestar la polaridad cambiaria; pero eso requiere convergencia en política económica", declaró.

En cualquier caso, sintetizó, las preguntas sobre regímenes cambiarios y de política cambiaria "tienen que estar en el centro de las competencias de asesoramiento del FMI. Mi objetivo es no seguir acumulando modelos teóricos, sino poder dar más consejos y consejos más claros en casos concretos".

Koehler dijo que resulta imposible descartar crisis financieras para el futuro, a pesar de los esfuerzos por perfeccionar los sistemas para su prevención, mediante una mayor transparencia y la elaboración de patrones y códigos para políticas económica y financiera sólidas.

Por eso mismo, agregó "el FMI tiene que ser y seguir siendo un 'bombero' eficiente", lo que también supone que el FMI precisa de medios financieros "adecuados".

Al mismo tiempo, "el FMI no puede estar y no debería estar en condiciones de igualar el volumen de los mercados de capital privados. Los deudores y los acreedores tienen que saber en todo momento que las ayudas financieras del FMI no están para privarles de su responsabilidad para los riesgos asumidos".

Por último, Koehler subrayó que el diálogo informal, pero permanente e intenso, con entidades privadas, es un elemento importante para impulsar "una cultura financiera que se oriente en valores sostenidos y movilice los fuerzas endógenas del sector privado para contrarrestar excesos 'irracionales', como los llamó (el presidente de la Reserva Federal, Alan) Greenspan".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores