Gobierno chino culpa al avión norteamericano por el choque

Diplomáticos estadounidenses se reunirán esta noche con los 24 tripulantes de la aeronave, que el domingo choco con una nave de combate china y debió aterrizar de emergencia en un aeropuerto militar, los que se encuentran detenidos de la isla de Hainán, al sur de China.

03 de Abril de 2001 | 07:58 | AFP
BEIJING.- El avión espía estadounidense fue el causante del choque el domingo contra el aparato de combate chino, declaró hoy el presidente de China Jiang Zemin, quien exigió además el fin de los vuelos de reconocimiento de Estados Unidos cerca de las costas de su país.

"Tenemos suficientes pruebas", afirmó Jiang, al recibir al primer ministro de Qatar, Abdula Bin Jalifa Al-Thani. Estados Unidos "es el único responsable" de la colisión, indicó el mandatario, según la agencia oficial Xinhua.

"No comprendemos por qué Estados Unidos envía a menudo sus aviones a efectuar vuelos de reconocimiento en áreas tan cercanas a China", agregó, según Xinhua.

El avión estadounidense "violando el derecho y la práctica internacionales chocó contra nuestro avión, penetró en nuestro espacio aéreo y aterrizó en nuestro aeropuerto", reveló Jiang.

El avión espía, un EP-3 de vigilancia electrónica de la Marina estadounidense, tuvo que aterrizar de emergencia en un aeropuerto militar de la isla de Hainán, al sur de China, después de haber sufrido daños en un choque con un caza china.

Según Washington la colisión fue causada por el avión de combate chino. Diplomáticos estadounidenses se reunirán el martes al anochecer con los tripulantes del avión norteamericano en Haiku, la capital de la isla china de Hainan.

Jiang Zemin pidió igualmente a Estados Unidos cesar sus vuelos de reconocimiento en las proximidades de China para no poner en peligro las relaciones bilaterales.

El Presidente chino, que esperó hasta el martes para hacer su primer comentario sobre el accidente aéreo del domingo, repitió casi palabra por palabra la versión oficial china sobre las causas del choque, que Washington cuestiona.

En su primera reacción, el número uno chino había expresado "su viva inquietud" por la suerte del piloto chino desaparecido, destacando que la marina se esforzaba por "todos los medios" para ubicarlo. El piloto se encontraba a bordo del caza chino que se estrelló el domingo después de una colisión con un avión EP-3 de vigilancia electrónica de la marina estadounidense frente a las costas chinas.

Desde el domingo, las autoridades estadounidenses no han cesado de reclamar la restitución del avión y de la tripulación, mientras que Pekín y Washington se acusan mutuamente de ser responsables del accidente.

Hablando ante los periodistas, el embajador de Estados Unidos en Pekín, Joseph Prueher, confirmó el martes que un primer contacto con la tripulación del avión estadounidense debería poder establecerse en la noche.

"Estamos muy felices de poder verlos esta noche y esperamos que ésto tendrá lugar realmente", dijo después de un nuevo encuentro durante la noche con el ministro asistente de Relaciones exteriores, Zhu Wenzhang.

No obstante, Prueher lamentó el plazo dado por las autoridades chinas para dar su autorización para el encuentro.

"Es demasiado largo", dijo, agregando que una vez que esté seguro de la suerte de la tripulación, Estados Unidos seguirá preocupado por "la seguridad y la devolución del aparato".

Los estadounidenses temen sobre todo que expertos chinos penetren en el avión para examinar los equipos electrónicos destinados a vigilar las comunicaciones en una región sensible que comprende el sur de China y la isla de Taiwán, que Pekín considera como una provincia en rebelión.

"Los estadounidenses quieren todo, quieren que reparemos el avión y que dejemos partir a la tripulación, presentan ésto como algo muy simple, pero las cosas no son tan simples", comentó un oficial de la base naval de Yulin, situada en las inmediaciones del aeropuerto de Lingshui.

El oficial, que pidió mantener el anonimato, agregó que la tripulación ya no estaba a bordo del avión pero rechazó precisar si los militares chinos habían penetrado o no a bordo del avión. Según fuentes chinas no confirmadas, el avión fue ocupado poco después de aterrizar.

El Presidente estadounidense George W. Bush, manifestando una irritación creciente, reclamó el lunes un contacto inmediato con la tripulación, al tiempo que llamó a China a restituir el aparato lo más rápidamente posible y "sin manipulaciones".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores