Gobierno boliviano suspende erradicación de coca ante presiones

El plan de erradicación de coca que el gobierno cumplió sin concesiones en los últimos tres años le permitió destruir más de 30.000 hectáreas de coca en el Chapare, donde ahora quedan, según informes oficiales, cantidades marginales.

11 de Abril de 2001 | 17:27 | AP
LA PAZ.- El gobierno anunció el miércoles que suspenderá temporalmente la erradicación de plantaciones ilegales de hoja de coca en la norteña región de los Yungas, presionado por una serie de protestas sociales.

El ministro de Agricultura, Hugo Carvajal, anunció la medida después de reunirse con un grupo de cocaleros de Los Yungas, valle cuya cabecera se encuentra a 120 kilómetros de La Paz, donde debía iniciar la erradicación hacia varias semanas.

Pese al anuncio, José Ribera, secretario ejecutivo de los colonizadores de Los Yungas, una de las columnas de los productores de coca, dijo que no dejarán sin efecto su decisión de sumarse a una marcha de protesta iniciada el lunes por los cocaleros de la central región del Chapare.

"Los colonizadores estamos muy molestos, este es un gobierno dictatorial que no cumple los compromisos. Es en ese sentido de que los colonizadores se encuentran en estado de emergencia y marcharán a La Paz a partir del 17 de abril", dijo Ribera, quien desconoció a los cocaleros que se reunieron con Carvajal.

Los productores del Chapare, otrora la zona de mayor producción de coca y cocaína del país, partieron junto a otros trabajadores en una marcha de 400 kilómetros desde Cochabamba a La Paz demandando que el gobierno dé fin a la economía de mercado y cese la erradicación de coca, entre otros reclamos.

Carvajal justificó la decisión de suspender la erradicación indicando que es necesario trazar "un cordón" que delimite el área de cultivos legales de coca y los separe de los ilegales.

Señaló que la información oficial proporcionada por el gobierno en diciembre pasado sobre la base de los informes de un satélite de Estados Unidos, que detectó que en Los Yungas había 1.700 hectáreas de coca ilegal, no están confirmados y que es necesario hacer un trabajo de campo para corroborarlos.

"La erradicación será congelada momentáneamente hasta lograr concertar el cordón legal", dijo.

En contradicción con la rígida posición que había manifestado antes el gobierno, Carvajal abrió la posibilidad de que se revise el número total de hectáreas consideradas legales, las que se destinan al consumo tradicional: fines medicinales, rituales y masticado.

La Ley antidrogas establece que no se debe superar las 12.000 hectáreas e instruye realizar evaluaciones periódicas. En ese sentido, el gobierno de Estados Unidos ha dicho que la cantidad necesaria para el consumo tradicional debe estar alrededor de las 9.000 hectáreas.

Ahora, Carvajal franqueó la posibilidad de que incluso el número de 12.000 hectáreas se incremente.

El plan de erradicación de coca que el gobierno cumplió sin concesiones en los últimos tres años le permitió destruir más de 30.000 hectáreas de coca en el Chapare, donde ahora quedan, según informes oficiales, cantidades marginales.

El gobierno tenía programado destruir las 1.700 hectáreas detectadas por el satélite hasta diciembre de este año.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores