Estado de emergencia en Cincinnati tras tres días de violencia

El alcalde de Cincinnati (Ohio, norte), Charles Luken, decretó un estado de emergencia y toque de queda en su ciudad a partir del jueves entre las 20:00 (24:00 GMT) y las 06:00 (10:00 GMT). "No podemos tolerar los disturbios de orden público", agregó.

12 de Abril de 2001 | 16:50 | AFP
CINCINNATI.- El alcalde de Cincinnati (Ohio, norte), Charles Luken, decretó un estado de emergencia y toque de queda en su ciudad a partir del jueves entre las 20:00 (24:00 GMT) y las 06:00 (10:00 GMT), luego de tres días de disturbios que se desencadenaron tras el asesinato de un joven negro a manos de un policía blanco, anunció en una conferencia de prensa retransmitida por la CNN.

"El único mensaje que queremos dar es que la violencia debe cesar y que va a cesar", subrayó Luken.

"No podemos tolerar los disturbios de orden público", agregó.

"Esta mañana a las 10:27 (14H27 GMT) firmé un documento que declara estado de emergencia en la ciudad de Cincinnati. Algunos minutos más tarde, el director de la administración municipal firmó un documento que impone un toque de queda en toda la ciudad que comienza a las 20:00 de esta noche y termina a las 06:00 de la mañana", declaró el alcalde, visiblemente tenso.

Precisó que esta medida fue tomada "por un periodo ilimitado".

Una de las personas presentes le gritó: "El alcalde es un mentiroso".

Según las autoridades, los agitadores de esta revuelta saquearon las tiendas, desalojaron a los conductores blancos de sus automóviles e iniciaron varios incendios en los tres últimos días, luego de la muerte de un joven negro de 19 años, Timothy Thomas.

"Los disparos estallaron" el miércoles por la noche en varios puntos de la ciudad, "similares a lo que se puede oir en Beirut", destacó el alcalde.

Esta situación "es peligrosa y empeora cada vez más. La gente debe reflexionar y decir claramente que esto tiene que terminar", prosiguió.

Luken reconoció "que hay un problema real con las relaciones interraciales y la manera en la que esta ciudad va a curar sus heridas".

"Pero la única cuestión que nos interesa hoy es librar las calles de elementos criminales", añadió el alcalde.

La policía arrestó a más de 60 personas desde que los manifestantes bloquearon las calles el lunes, para protestar por la muerte de Thomas, asesinado el sábado por el policía Steve Roach.

El policía es objeto actualmente de una investigación del condado, del departamento estadounidense de Justicia y del FBI.

Según el New York Times, 66 personas fueron arrestadas y 25 hospitalizadas debido a la violencia. Timothy Thomas es el cuarto negro asesinado por la policía en esta ciudad desde el pasado mes de noviembre.

De los 331.000 habitantes de Cincinatti, 43% son negros.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores