Mayor narcotraficante brasileño ya fue deportado a su país

El brasileño Luiz Fernando da Costa, alias 'Fernandinho Beira-Mar', salió de Bogotá, Colombia, a altas horas de la noche en un avión de la Fuerza Aérea brasileña con rumbo a Brasilia, donde fue llevado en caravana a la sede de la Policía Federal bajo vigilancia de un helicóptero.

25 de Abril de 2001 | 11:01 | Reuters
BRASILIA.- El brasileño Luiz Fernando da Costa, considerado el mayor proveedor de cocaína en su país, llegó este miércoles a Brasilia tras ser capturado en Colombia, donde fue acusado de canjear armas por drogas con la guerrilla izquierdista.

Da Costa, de 33 años, salió de Bogotá a altas horas de la noche en un avión de la Fuerza Aérea brasileña con rumbo a Brasilia, donde fue llevado en caravana a la sede de la Policía Federal bajo vigilancia de un helicóptero.

Conocido como 'Fernandinho Beira-Mar' desde sus días como rey del narcotráfico en una barriada de Río de Janeiro, Da Costa era prófugo de la justicia brasileña desde 1996, cuando escapó de una cárcel.

Da Costa estaba cumpliendo sentencias consecutivas de nueve y 21 años por tráfico de cocaína y enfrenta otros cargos por homicidio. La Policía Federal pretende acusarlo también por narcotráfico y lavado de dinero.

Las autoridades colombianas han dicho que Costa recibió un tercio de la producción de cocaína de ese país del principal grupo guerrillero, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con lo que obtenía unos 10 millones de dólares por mes para financiar su actividad insurgente.

Tras su detención, en la que participaron 3.200 soldados en dos meses de persecución, Da Costa dijo al ejército colombiano que compró 200 toneladas de cocaína por año de las FARC a cambio de armas y municiones.

Pero las autoridades colombianas temían que no podían asegurar la vida del brasileño ni su permanencia en la cárcel. Se espera que Da Costa declare el miércoles ante la Policía Federal brasileña y dos jueces deberán decidir si lo envían a Río de Janeiro o Belo Horizonte, donde escapó de prisión, dijo una portavoz policial.

Médicos examinaron a Da Costa, quien llegó a Brasilia con chaleco antibalas y un brazo enyesado por una herida que sufrió durante su captura. "La situación es bastante fea y él está con mucho dolor", dijo la portavoz policial.

Decenas de periodistas y cámaras de televisión rodearon el cuartel policial en procura de imágenes y declaraciones del narcotraficante.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores