Uruguay comenzó matanza de 2.327 cabezas de ganado por aftosa

Las autoridades explicaron que los resultados preliminares indican que los primeros análisis de aftosa fueron positivos en 39 bovinos de la raza lechera Holando, de entre 1 y 2 años de edad.

25 de Abril de 2001 | 21:00 | EFE
MONTEVIDEO.- El ministerio de Ganadería de Uruguay anunció hoy que comenzó la matanza de 2.327 reses de ganado vacuno, ovino y porcino en aplicación del "rifle sanitario" para detener el avance de un foco de fiebre aftosa detectado en Soriano, a 280 kilómetros al noroeste de Montevideo.

En un comunicado oficial difundido por la Presidencia de la República, las autoridades explicaron que los resultados preliminares indican que los primeros análisis de aftosa fueron positivos en 39 bovinos de la raza lechera Holando, de entre 1 y 2 años de edad.

Los focos se detectaron en un establecimiento ganadero con 430 bovinos y 640 ovinos, y en otro lindero pastan 773 vacunos, 474 ovejas y 10 cerdos.

Si bien el ministerio informó de que no se detectaron síntomas del mal en los ovinos, como se trata de ganado que está en zona muy cercana, igualmente se sacrificarán.

Uruguay envió hoy las muestras de sangre obtenidas del ganado de la zona al Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (PANAFTOSA) en Río de Janeiro para que se realicen las pruebas definitivas de los síntomas detectados.

Las autoridades sanitarias uruguayas, tras la sospecha y los exámenes preliminares, decidieron aplicar sin más demora el "rifle sanitario" para controlar rápidamente el mal, al tiempo que han aislado totalmente al departamento (provincia) de Soriano, además de aplicar un férreo cerco sanitario en una extensión de 50 kilómetros.

Transitoriamente se prohibió el traslado de todo tipo de ganado susceptible de contraer la fiebre aftosa en todo el territorio del país.

También el transporte de piensos, forrajes o granos para la alimentación de animales fuera del departamento de Soriano.

Uruguay suspendió hoy la emisión de Certificados Sanitarios de Exportación, en una medida unilateral que detiene la salida de productos cárnicos del país.

El presidente uruguayo, Jorge Batlle, que regresó hoy urgentemente al país tras su participación en la Cumbre de las Américas en Québec (Canadá) y en una reunión en Washington con el presidente de EEUU, George W. Bush, culpó en una conferencia de prensa a Argentina de ser la responsable de este foco de fiebre aftosa.

"Este virus que nos llega desde Argentina, notoriamente nos está haciendo daño y nos perjudica mucho", afirmó Batlle.

El mandatario uruguayo insistió en que el foco de fiebre aftosa "no nació en Uruguay", y enfatizó que, tras haberse producido un primer brote en octubre pasado, "Uruguay hizo las cosas bien y mantuvo una condición de buena conducta sanitaria".

Admitió, sin embargo, que "las defensas que Uruguay puso en los accesos desde Argentina no han sido suficientes".

Por su parte, el presidente del Instituto Nacional de Carnes, Roberto Vázquez Platero, descartó la vacunación del ganado para detener el avance de la enfermedad y defendió el sacrificio preventivo, que tiene menos incidencia económica que perder por 4 años el estatuto de "país libre de aftosa".

En Uruguay no hay existencia de vacunas y tampoco posibilidades inmediatas de importar las necesarias para inmunizar todo la cabaña ganadera de 10 millones de vacunos y unos 18 millones de ovejas, además de los cerdos, que también son susceptibles de contraer la enfermedad.

En el centro de PANAFTOSA de Río de Janeiro existen vacunas en reserva para apenas un 10 por ciento del total de la cabaña ganadera de Uruguay.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores