Rusia insiste en que EE.UU. debe respetar tratado antimisiles

Tras las declaraciones de George Bush que reforzaron la idea de llevar a cabo la construcción de un sistema antimisiles, las autoridades rusas insistieron que EE.UU. debe respetar el tratado ABM de 1972, acuerdo que estipula un recorte en la construcción de este tipo de armas.

02 de Mayo de 2001 | 09:17 | Reuters
MOSCU.- Rusia insistió este miércoles en que el Tratado de Misiles Antibalísticos sigue siendo clave para la seguridad global, pero dijo que está dispuesta a discutir las preocupaciones de defensa de Estados Unidos que han llevado al Presidente George W. Bush a declarar que el pacto ya está superado.

Bush dijo el martes, en un importante discurso sobre las inquietudes estadounidenses relacionadas con la seguridad global, que desea reemplazar el pacto ABM y erigir un sistema de defensa nacional antimisiles, proscrito bajo ese tratado.

Moscú ha arguido desde hace mucho que el ABM es clave para la estabilidad estratégica. El gobierno ruso tiene suspicacias de que un escudo antimisilístico estadounidense sería utilizado para neutralizar los misiles rusos al igual que los de "estados paria" contra los que Washington asegura que el sistema estaría orientado primordialmente.

El canciller ruso Igor Ivanov reiteró en gran medida esa postura, al ofrecer el miércoles la primera reacción de Rusia al discurso de Bush, aunque dijo también que Moscú está abierto a conversar con los emisarios que el líder estadounidense se propone enviar.

"Estamos dispuestos a sostener consultas, estamos preparados para explicar nuestra posición", dijo Ivanov en rueda de prensa. "Desde nuestro punto de vista, este documento (el ABM) es inseparable de la arquitectura general del desarme que se ha erigido a lo largo de los últimos 30 años", agregó.

El ABM y otros acuerdos internacionales de control de armamentos vigentes, aseguró, constituyen una base firme para responder a las posibles preocupaciones de seguridad de Estados Unidos.

Las preocupaciones de Washington se originan en la posible adquisición de misiles nucleares por estados a los que considera como amenazas, tales como Irak y Libia. Rusia ha dicho, en el pasado, que esas preocupaciones son exageradas y que, en todo caso, podrían resolverse a través de la vía diplomática, si la comunidad internacional entablara un diálogo con esos países.

"No es secreto alguno de que hay diferencias en nuestros planteamientos, inclusive entorno al ABM", dijo Ivanov. "Es por ello que las consultas son importantes, de manera que podamos pasar de las declaraciones políticas a evaluar en concreto cualquier interrogante que se plantee", agregó.

Ivanov dijo que las declaraciones de Bush en torno a los recortes en arsenales nucleares se ajustan plenamente a las propuestas ya formuladas por Rusia, para recortar las ojivas nucleares de cada parte a 1.500 o menos, de los actuales niveles.

Bajo el tratado START-2, que Rusia ratificó el año pasado, ambas partes prometieron recortar el número de sus ojivas nucleares, de 6.000 a no más de 3.500 para 2007. Rusia ha dicho que está dispuesta a recortar ese total hasta 1.5000 en un futuro tratado START-3, aunque también ha dicho que ese proceso debería ir acompañado de la preservación del ABM.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores